El país se une a la ola continental con protestas de futuro inciertas que son la culminación de muchas demandas acumuladas y canalizadas en la figura de Iván Duque.

Colombia

Cientos de miles de personas tomaron las calles de un país que no vivía un día de huelga general como el del jueves hace 42 años. Colombia salió a protestar. Y por la dimensión nacional de la movilización, podría parecer que realmente no lo hacía hace cuatro décadas.

Pero sería una ilusión causada por el exceso de titulares: el país ha estado sumergido durante años en un ciclo de movilizaciones que pueden leerse como la expresión fragmentaria de descontentos dispersos.

No es casualidad que el 11% de los colombianos afirmaran haber ido a protestar durante 2018, Un porcentaje que está en el alto nivel de clasificación de la región.

La aspiración de la huelga era, de hecho, unir diferentes descontentos y motivos de protesta. Y eso fue canalizado a la figura del presidente Iván Duque. Después de apenas 15 meses en el cargo, la aprobación de un representante elegido con el 58% de los votos no llega ni al 40%.

En su octava medida de popularidad, Duque cayó al nivel de su predecesor, Andrés Pastrana, que en el mismo momento de su mandato estaba inmerso en un proceso fallido de negociación con la guerrilla de las FARC. Sin embargo, también es cierto que el contexto latinoamericano (y mundial) es de baja popularidad para los líderes del Poder Ejecutivo.

Al principio de su mandato, Duque aparentemente no generaba entusiasmo, pero tampoco mucho rechazo. Esta última ha crecido a medida que avanza su período de presidencia. Pero esto viene ocurriendo de forma asimétrica, desigual.

Seguro te interesa  China prohíbe a los buques militares estadounidenses detenerse en Hong Kong

Ya en la base se encontraban algunas características que posteriormente se confirmaron en el perfil de los participantes de las manifestaciones que llenaron las grandes ciudades. Las familias de alta renta son más propensas a juzgar negativamente a Duque. Esto contrasta con el patrón de rechazo de Sebastián Piñera en Chile, observado en la misma investigación del barómetro de las Américas: allí, son las familias de baja renta las que más critican la gestión del Poder Ejecutivo.

Pero si algo se destaca en la distribución de preferencias es la marcada diferencia de edad: los más jóvenes son mucho más críticos con el Duque. La distancia entre generaciones está aumentando en un país que ya ha pasado de su pico demográfico, pero que, por lo tanto, tiene una incorporación masiva de una generación mayor que las anteriores a la vida pública.

Cuando cruzamos la crítica a Duque con la presencia en las protestas, tenemos un interesante retrato de tendencias políticas que, una vez más, coincide bastante con lo que vimos en las calles de Colombia el jueves.

El resultado es que las personas más satisfechas con la democracia se unen a las más insatisfechas en la tendencia a protestar y a juzgar negativamente a Duque. Es un resultado razonable, dada la polisemia del concepto: “democracia” puede significar, en la cabeza del entrevistado, tanto el resultado concreto de la democracia en Colombia (posible sensación de insatisfacción) como la idea más general de democracia como sistema integrador (probable demostración de satisfacción).

Por supuesto, el voto en las elecciones presidenciales de 2018 también influye. El gráfico muestra el efecto de cada combinación declarada de voto en 2018 sobre el binomio Duque / protesta.

Seguro te interesa  Peña Nieto habría recibido $100 mil de propina de 'El Chapo'

La elección de candidatos de izquierda (Gustavo Petro) o de centro (Sergio Fajardo) aumenta el margen. La opinión sobre el proceso de paz con las FARC también marca la tendencia: las evaluaciones más positivas sobre el primero mueven el puntero hacia el segundo.

Se trata, en definitiva, de una protesta que parece encontrar su éxito en la agrupación de demandas centradas en la figura presidencial. Su carácter urbano es, por el momento, lo que más se destaca (algo que distingue esta protesta de muchos de los anteriores, comenzando con la huelga campesina de 2013 y terminando con la reciente marcha indígena).

El papel del movimiento estudiantil es, en este contexto, particularmente predominante: los estudiantes ya estaban activos en las calles desde principios de 2019, y fueron ellos los que protagonizaron algunos de los momentos más destacados de las manifestaciones.

Todo eso da a la movilización actual un gran poder de aglutinación a corto plazo, de hecho, pero nada de eso asegura su mantenimiento a lo largo del tiempo.

Y mientras escribo estas líneas y reviso todos estos datos recopilados en trabajos de campo realizados desde octubre de 2018 al mismo mes de 2019, todo Bogotá sale a las calles con cacerola en la mano.

Después de un día y protesta en dos tiempos (el primero, masivo y pacífico; el segundo, atomizado y violento), se añadió un tercero, en forma de panal nocturno de final aún incierto.

Lo que realmente sabemos en este momento es que esto está ocurriendo en todos los sectores de una ciudad normalmente segregada. Este tercer tiempo sonoro tiene el potencial de dar a la reivindicación un alcance que no tenía necesariamente hasta ahora. Por ahora, eso le permite dominar la cobertura de los medios.

Seguro te interesa  Papa nombra fiscal anti-mafia para la Corte Criminal del Vaticano

Pero su mantenimiento seguirá dependiendo de que las cifras expuestas anteriormente se conviertan en un movimiento organizado, con capacidad de aglutinación y de articulación de demandas que cuenten con el apoyo de partes significativas de la sociedad, tal vez no dispuestas a salir a la calle todos los días, pero suficientemente descontentas con este gobierno para expresarlo con un tuit, un voto o una olla durante el transcurso de 2020.

Los próximos días, semanas y meses lo harán.

Facebook Commentarios