El presidente de los Estados Unidos está a punto de anunciar el fin de la exención de las sanciones a los países importadores de petróleo de Irán. Una mala noticia para los conductores portugueses que podrán ver cómo los precios del combustible se disparan debido a la guerra de Donald Trump contra el régimen iraní.

Donald Trump

Parece casi seguro que la tendencia al alza de los precios del combustible está a punto de quedarse. Y las nuevas sanciones que Donald Trump pretende aplicar, centrándose en los países que importan petróleo de Irán, es una de las causas de ese escenario.

El presidente de los Estados Unidos debe anunciar el fin de la exención de sanciones a estos países importadores la próxima semana, reforzando la política de bloqueo de Irán, como se constata en el Diario de noticias.

El previsible anuncio debería provocar una subida de los precios, ya que el gasóleo alcanza el precio máximo de 1,50 euros por litro, según los expertos económicos.

Se trata de países como Turquía, China, India, Japón y Corea del Sur que siguen comprando combustible a Irán.

“Uno de los principales proveedores de gasóleo de Portugal es España, que va a recogerlo de Turquía”, constata Tomás Cunha, del corredor XTB, al DN.

“Cada año importamos más o menos 3 000 millones de euros de combustible de España y de Arabia Saudí importamos cerca de 1 000 millones”, dice Tomás Cunha. Las posibles sanciones anunciadas por Trump pueden llegar a” cambiar esta tabla de una manera increíble”, destaca el analista, subrayando que podría haber” un monopolio ” de Arabia Saudita.

Juan Queiroz, del Banco Cargosa, no cree que eso suceda. “La economía doméstica y las estructuras están muy integradas con España y sería necesario un fenómeno extraordinario para favorecer a Arabia Saudita, cuyo peso es casi irrelevante en nuestra economía”, considera también en el DN.

Es cierto que esta semana, sólo ante el rumor, las exportaciones de Irán “cayeron de 1,2 millones de barriles al día a 900.000”, evidenciando una caída de “casi un cuarto” y suponiendo que “una jugada de estas características tendría un impacto pesado en la economía global y, sobre todo, en la economía portuguesa”.

Por otra parte, la subida de los precios repercutirá positivamente en las petroleras, que ya están obteniendo grandes beneficios.

En los mercados internacionales, El precio del barril de Brent para su entrega en junio terminó este martes al alza del 0,73%, hasta los 74,54 dólares.

El crudo del mar del Norte, de referencia en Europa, concluyó la sesión en el International Exchange Futures cotar 54 céntimos por encima de los 74,00 dólares con que cerró las transacciones el lunes.

El precio del petróleo sigue bajando, pero se supone que puede disparar a máximo el pasado octubre cuando el valor por barril pasó de los 86 dólares.

Facebook Commentarios