Connect with us
Peter Drucker Peter Drucker

Historia

¿Peter Drucker, padre de la sociedad del conocimiento?

Published

on

Un día como hoy en el 2014, como siempre en mi columna de pysnnoticias.com, señalaba que “Peter Drucker, para muchos es el mejor futurista de los últimos tiempos”. Fue uno de los pensadores más importantes del siglo XX y, también, el más influyente de la historia en el ámbito de los negocios. Por eso, el legado de Peter Drucker (Viena, 1909-2005) resulta prácticamente inabarcable, al estar plagado de ideas, conceptos y frases que nunca antes nadie se había atrevido a formular.
Peter Dtucker, en 1994 escribió “La sociedad postcapitalista”, y en ella afirmaba que el verdadero recurso dominante y factor de producción absolutamente decisivo no es ya el capitalismo, ni la tierra, ni el trabajo: es EL CONOCIMIENTO.
Pasajes populares
Página 10 – Las actividades centrales de creación de riqueza no serán ni la asignación del capital a usos productivos ni el trabajo —los dos polos de la teoría económica de los siglos XIX y XX, bien fuera clásica, marxista, keynesiana o neoclásica. El valor se crea hoy por la productividad y por la innovación, ambas aplicaciones del conocimiento al trabajo. Los grupos sociales dominantes de la sociedad de conocimiento serán los “trabajadores de conocimiento…
Página 10 – El recurso económico básico —”el medio de producción”, para usar la expresión de los economistas— ya no es el capital ni son los recursos naturales (la “tierra” de los economistas) ni el “trabajo”.
Página 274 – Pero el aprendizaje vitalicio requiere también que el aprender sea atractivo. En realidad, que sea una alta satisfacción en sí mismo, algo que el individuo anhela…
Aparece en 5 libros entre 1999 y 2004.
Página 264 – … una compañía. Con respecto al conocimiento, ningún país, ninguna industria, ninguna compañía tiene ninguna ventaja o desventaja “natural”. La única ventaja posible estará en cuánto pueda obtener con el conocimiento universalmente disponible. Lo único que va a tener importancia en la economía nacional, lo mismo que en la internacional, es el rendimiento de la administración en hacer productivo el conocimiento.
Página 14 – Y, sin embargo, durante 40 años, o sea desde la terminación de la Segunda Guerra Mundial, el Estado-nación soberano ha venido perdiendo constantemente su posición como único órgano de poder. En lo interno, los países desarrollados se están convirtiendo rápidamente en sociedades pluralistas compuestas por organizaciones. En lo externo, algunas funciones gubernamentales se están haciendo transnacionales, otras regionales (es decir, en la Comunidad Europea), otras se están «¡balizando.
Página 268 – Más importante será repensar el papel y la función de la escolaridad y de la escuela; su contenido; su foco; su propósito; sus valores. La tecnología será muy importante, pero principalmente porque nos debe obligar a hacer cosas nuevas más bien que porque nos capacite para hacer mejor las cosas viejas.
Página 1 – En el término de pocos decenios, la sociedad se reacomoda —en su visión mundial; en sus valores básicos; en su estructura social y política; en sus artes; en sus instituciones claves. Cincuenta años después hay un mundo nuevo. Y las personas que nacen entonces no pueden siquiera imaginar el mundo en que vivieron sus abuelos y en que nacieron sus propios padres. Vivimos —añade Drucker— una transformación de este tipo que está creando la sociedad postcapitalista.1 1 Drucker, Peter F.
Página 9 – … los acontecimientos de 1989 y 1990 fueron más que el final de una era; significaron el final de una clase de historia. Con el colapso del marxismo y el comunismo se cerraron 250 años que habían sido dominados por una religión secular —yo la he llamado la y? en la salvación por la. sociedoeP. El primer profeta de esta religión secular fue Jean-Jacques Rousseau (1712-1778). La utopía marxista fue su última destilación —y su apoteosis.
Página 10- Hasta los más firmes defensores del mercado libre vacilan en celebrar el triunfo de éste como la Segunda Venida. Pero los acontecimientos de 1989 y 1990 fueron más que el final de una era; significaron el final de una clase de historia. Con el colapso del marxismo y el comunismo se cerraron 250 años que habían sido dominados por una religión secular — yo la he llamado la fe en la salvación de la sociedad.

Facebook Commentarios

Jaime Uribe Rocha Periodista y columnista en medios escritos, experto en marketing político

Advertisement

Opinión

Fanpage PYSN

Advertisement

Noticias Curiosas (•ө•)

Actualidad

Tendencias