Connect with us

Actualidad

Perú es un organismo recontra podrido por la corrupción

Published

on

A un paso de los 200 años de vida republicana la corrupción no para de aprovecharse de operaciones financieras del Estado, la construcción de grandes obras, amén de financiar a políticos. Por ello el 70% de los peruanos consideran que la corrupción es el principal problema del país durante los últimos 50 años. Es, de lejos, el principal problema que azota a nuestro país.

QUE SE VAYAN TODOS Y NUNCA REGRESEN

En cuatro años y medio, cuatro presidentes señalados por actos de corrupción, lavado de dinero y tráfico de influencias (tres fueron vacados) por atraco a la Nación. Los casos de Odebrecht, El Club de la Construcción, los “Cuellos Blancos del Puerto”, “vacunagate”, orgia de mermeladas a guaripoleras y  prensa prostituta, han acaparado los reflectores pero no son, ni por asomo, los únicos que ponen en evidencia que durante largos años vivimos en el fango, donde la corrupción es todo un estilo de gobierno.

En estos días ad portas de las elecciones generales la kakistocracia  se impone, otra muestra de hasta dónde nos puede llevar la descomposición propiciada desde el gobierno y grupos de  poder, el cáncer que infecta todas las instituciones del Estado. Se necesita una vacuna con una dosis de pena capital para exterminarla, como un gran paso para poner fin a la impunidad. Desgraciadamente ningún candidato en su plan de gobierno se compromete en esta lucha, con todo por su gran importancia. No debe detener los esfuerzos por acelerar la transformación del país y atender a toda prisa, los problemas más urgentes de nuestro tiempo: reactivación económica y social.

Por ejemplo Lopez Aliaga,  muy suelto de lengua señala “No hay ningún candidato que no esté vinculado a Odebrecht. Somos el único partido que no tiene nada que ver con Odebrecht. No podemos permitir que sigan poniendo y sacando presidentes del Perú”, otra más,  “Odebrecht ha hecho una demolición en Perú. No solo nos ha quitado millones de dólares, sino también el prestigio internacional”. TREMENDO CARA DURA.

Pero la presencia del excongresista Gilberto Díaz Peralta en las filas de Renovación Popular, contradice a López Aliaga. El 24 de febrero de 2006, el entonces congresista de Perú Posible y actual candidato al Parlamento Andino por Renovación Popular, Gilberto Díaz Peralta, presentó el proyecto de ley 28670 que declaraba de necesidad pública y de interés nacional, entre otras obras de gran magnitud, la ejecución del trasvase de Olmos y la Carretera Interoceánica del Sur. Una vez aprobada la norma, se le adjudicó a Odebrecht los proyectos Olmos y la Carretera Transoceánica Sur.

No debemos caer en las falsas promesas, a la hora de votar rechacemos la cleptocracia del “Club de los lagartos”, el poder oculto de los grupos de poder que colocan monigotes en palacio de gobierno.  Porque el empobrecimiento colectivo de un país no es fruto de la casualidad, me atrevo a diagnosticar como  uno de los grandes males sociolaborales de nuestro país: la idiosincrasia del travestismo profesional. Hemos tenido que sufrir las consecuencias de una grave y cruel crisis económica por la pandemia,  para destapar las tramas de personajillos generadores de empobrecimiento colectivo.

Cuando entendamos que las instituciones públicas de todo tipo deben ser transparentes, y su gestión, supervisada bajo el parámetro de eficiencia y eficacia en el servicio a la ciudadanía, analizando los errores y fiscalizando cada accionar del Estado, nuestro país será diferente. Se tiene que modificar algunos artículos de la constitución y ser más sancionante con la abusocracia. Millones de peruanos hoy lo piden a grito ¿Por qué en un país tan rico como el Perú, hay injusticia y falta de equidad? ¿Qué exista  una enorme brecha entre quienes tienen mucho y quienes carecen de lo indispensable?

Si leemos el libro de Alfonso Quiroz “La Historia de la Corrupción en el Perú”,  les aseguro que tres cuartos de calles y avenidas EXIGIRIAMOS el cambio de nombre porque la mayoría eran unos sinvergüenzas, traidores a la patria, Busquemos hombres de verdad, que amen la justicia y la paz, con una política honesta, transparente y progresista para el bien y desarrollo de nuestra patria. Es hora de involucrarnos más en política y servir con decencia a la patria, nuestra indiferencia hace que delincuentes se posicionen en los poderes del país.

Porque no entender que  la corrupción en nuestro país es un problema endémico y desgraciadamente es reflejo de la sociedad putrefacta, donde son muy pocos los que respetan leyes y normas, sobre todo respeto y amor a la Patria, especialmente a los millones de marginados, a los millones de peruanos que han perdido su chamba, a los miles de muertos,  etc. mientras los corruptos de todo pelaje se han levantado más de 100 mil millones de soles y hasta ahora no pasa nada.

Gonzales Prada, señalaba que “El Perú, es un organismo enfermo, donde se aplica el dedo brota pus”. La frase, criticaba la grave crisis política y social del país, pero bien podría aplicarse a la administración pública que fue heredando  los gobiernos sucedidos hasta la fecha. Cada día se abulta la tremenda montaña de casos de corrupción, lavado de dinero y tráfico de influencias de abuso, de opacidad e impunidad.

Ahora con pandemia de la  covid-19 se ha  desnudo nuestra realidad e incapacidad para enfrentarla; en un recorrido por el país, y donde quiera que vayamos  encontremos hospitales que se quedaron a medio construir, caminos olvidados y denuncias sin fin en las que sigue recogiendo los expedientes del atraco a la nación y los reclamos de soluciones a viejas y nuevas demandas.

La corrupción es todo un estilo de gobierno donde prima  lo millonarios contratos  otorgados a dedo, sin licitaciones bajo el amparo de la “seguridad nacional”  como pretexto y, sí, como era de esperarse, brota la pus. Como se ve, la “seguridad nacional” es un costal muy hondo. Los casos de corrupción, lavado de activos, abuso de poder y genocidio  han acaparado los reflectores pero no son, ni por asomo, los únicos que ponen en evidencia que durante largos años vivimos bajo la  “corruptocracia.

Nuestra política esta deformada por los incapaces, ignorantes y corruptos que la usufructúan. La democracia es el menos malo de los sistemas políticos, aun  así tiene el riesgo de terminar en la demagogia donde los sentimientos del pueblo pueden son adulados por los inescrupulosos, aprovechando los sectores más pobres del país, motivos e iletrados, la mayoría silenciada y dominada.

Facebook Commentarios
Advertisement

Opinión

Fanpage PYSN

Advertisement

Noticias Curiosas (•ө•)

Actualidad

Tendencias