La calidad del aire en Pekín ha mejorado en los últimos años hasta el punto de que la capital china ya no figura en la lista de las 200 ciudades más contaminadas del mundo, según un estudio publicado hoy.

Pekin

Pekín “va por buen camino” para reducir en un 2,5% la concentración de partículas PM 2,5 – las más finas y susceptibles de infiltrarse en los pulmones-este año, en comparación con 2018, Según AirVisual, unidad de investigación de la empresa suiza IQAir, especializada en purificadores de aire.

Entre enero y agosto, el nivel medio de concentración de partículas fue de 42,6 microgramos por metro cúbico de aire, frente a 52,8 el año pasado. “Comparado hace diez años, la diferencia es aún más impresionante”, señala el estudio.

“En los primeros ocho meses de 2019, la concentración de PM2,5 se fijó en la mitad del nivel alcanzado en el mismo período de 2009”, se lee en el mismo estudio.

En los últimos años, China ha sufrido algunas de las peores oleadas de contaminación del mundo, debido a la alta dependencia del país de la quema de carbón para producir energía.

Sin embargo, el Gobierno chino ha desplazado entretanto algunas de las fábricas situadas cerca de Pekín y ha sustituido el uso del carbón por gas natural en el suministro de energía a la capital, ante la creciente presión de la opinión pública.

A pesar de la mejora significativa, los niveles actuales se mantienen cuatro veces por encima del nivel máximo de concentración recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) – 25 microgramos por metro cúbico.

En 2018, Beijing quedó en el duodécimo lugar entre las ciudades más contaminadas del mundo.

Sin embargo, el país sigue siendo el mayor emisor de gases contaminantes del mundo y el principal productor y consumidor de carbón.

 

Facebook Commentarios