Paleontólogos descubren evidencias del día en que los dinosaurios murieron

0
150

Paleontólogos descubren evidencias del día en que los dinosaurios murieron

los Investigadores acaban de darse cuenta de que un sitio arqueológico en los Estados Unidos descubierto a finales de los años 1970, es un verdadero museo a cielo abierto del día exacto en que los dinosaurios murieron.

Cuando, en un hermoso día sesenta y seis millones de años atrás, un enorme asteroide cayó en un mar poco profundo cerca de México, el impacto creó un cráter de más de 140 km de ancho y lanzó toneladas de tierra en el espacio. Estos restos terrestres han caído en el planeta en forma de gotas de roca y vidrio fundido. Peces que nadavan en los mares de esa época han acumulado estas burbujas de cristal en sus branquias mientras asistían a la lluvia extraña que caía del cielo. Olas causadas por el impacto lanzaron estos animales en tierra firme, después que más olas los enterraron bajo el lodo.

Mamífero venenoso puede haber vivido con los dinosaurios

Millones de años después, los científicos de los ESTADOS UNIDOS recientemente desenterraron restos fósiles de estos peces muy especiales. Ellos murieron en los primeros minutos y horas tras el impacto del asteroide, de acuerdo con un artículo publicado en la revista Proceedings de la National Academy of Sciences, un descubrimiento que causó gran expectación entre los paleontologistas.

El día en que los dinosaurios (y casi todo el resto) murieron

“¿está Usted volviendo al día en que los dinosaurios murieron”, dice emocionado Timothy Bralower, paleoceanógrafo de la Universidad del Estado de Pensilvania, en ESTADOS UNIDOS, que está estudiando el cráter del impacto y no estaba involucrado en el trabajo, en una entrevista al diario The Washington Post.

Cerca de 3 de cada 4 especies murieron en la extinción del Cretácico-Paleógeno, también conocida como el evento de K-Pg o extinción K-T. Este evento fue conocido por acabar con los dinosaurios, pero se fueron con las hordas de otros seres vivos. Criaturas de agua dulce y marinas han sido víctimas, así como las plantas y los microorganismos, incluyendo el 93% del plancton.

Seguro te interesa  La NASA enseña trucos sobre el espacio a los jóvenes durante la cuarentena

A finales de los años 1970, Luis y Walter Álvarez,  el padre y el hijo científicos de la Universidad de California, en ESTADOS UNIDOS, examinaron una capa geológica inusual entre los períodos Cretácico y Paleógeno. El local estaba lleno del elemento iridio, raro en la corteza terrestre, pero no en los asteroides. Walter Alvarez es uno de los autores del nuevo estudio.

Los fósiles se encuentran ahora en el cráter de Hell Creek, que se extiende por algunos estados de los ESTADOS UNIDOS, representan los primeros de su tipo que se encuentran.

“Esta es la primera asamblea de la muerte en masa de grandes organismos que alguien encontró asociada al K-T. En ninguna otra sección de la frontera K-T en la Tierra, usted puede encontrar una colección de este tipo consiste de un gran número de especies que representan a diferentes edades de organismos y diferentes etapas de la vida, todas las cuales murieron al mismo tiempo, en el mismo día”, dice el autor del estudio, Robert de Palma, en un texto publicado en el sitio web de la Universidad de California.

Seguro que también te interesa

Tesoros en la roca

De Palma, estudiante de doctorado en la Universidad de Kansas, comenzó a excavar el lugar en la formación Hell Creek, en el estado de Dakota del Norte, en 2013. Desde entonces, él y otros paleontólogos encontraron tesoros.

Desde montes de esturiones y peces espátula fosilizados con bolas de cristal aún en sus branquias, animales parecidos a los calamares, los llamados hijos de amón, dientes de tiburón y restos de lagartos acuáticos depredadores llamados mosassauros, hasta mamíferos muertos, insectos, árboles y un triceratops.

Seguro te interesa  Presentan lineamientos para políticas sobre aplicaciones de fitosanitarios

El dinosaurio mejor conservado del mundo

Los científicos encontraron también plumas fósiles largas, pistas de dinosaurios y madrigueras de mamíferos prehistóricos. Ellos encontraron las esferas de vidrio, incluso en ámbar fosilizado, esa misma savia de árbol utilizada para revivir a los dinosaurios en el Parque de los Dinosaurios.

“El sitio tiene todos los signos de la marca registrada del impacto de Chicxulub (localidad mexicana donde se cree que el asteroide golpeó la Tierra). Es fascinante”, dice Bralower al WP. Estos signos incluyen las cuentas de vidrio y mucho iridio. En la capa geológica justo encima del depósito de fósiles de helechos muestran un ecosistema en recuperación.

A principios de los años 90, los investigadores han descubierto la cicatriz dejada por el asteroide – un cráter en la península de Yucatán, en México. El impacto fue nombrado en honor a la ciudad vecina de Chicxulub. Las formas con las que el impacto de Chicxulub puede haber causado tantas muertes son abundantes: él puede haber envenenado el planeta con metales pesados, que convirtio el mar en ácido, envolviendo la Tierra en la oscuridad o incendios de tormentas de fuego globales, su impacto pudo tener erupciones gigantescas de volcanes, etc.

Museo a cielo abierto

La Hell Creek se encuentra a más de 3 mil kilómetros del cráter de Chicxulub. Los peces que se encuentran allí, apoyados en el barro, están muy bien conservados. “Es el equivalente a encontrar personas en posiciones de vida sepultadas por las cenizas de Pompeya”, compara Bralower.

En la época de los dinosaurios, el lugar de Hell Creek era un valle fluvial. El río alimentaba un mar interior que unía el Océano Ártico a un Golfo del México pre-histórico. El Depois que el asteroide golpeó, las ondas sísmicas de un terremoto de magnitud 10 a 11 se extendieron por este mar, de acuerdo con los autores del estudio.

Ellas causaron tsunamis, pero también algo que se conoce como ondas de seiche, las ondas que se forman en los cuerpos de agua cerrados y van y vienen, a veces vistas en miniatura en una bañera. Las ondas de seiche pueden ser síntomas de temblores muy distantes, como las ondas de seiche que se agitaron en los fiordos noruegos en 2011, tras el terremoto gigante que tuvo su epicentro cerca de Japón.

Extraño dinosaurio encontrado hace algunos años, puede ser más importante de lo que creíamos

Ondas de Seiche que alcanzaron el mar interior de la región donde hoy se encuentra la de Hell Creek alcanzaron los 9 metros, ahogando el valle del río en un pulso de agua, grava y arena.

Seguro te interesa  ¿Empiezan las guerras y la Realidad Virtual (VR) juegos tienen ningún futuro?

La lluvia de piedras y cristal siguió. Las pequeñas rocas de cristal cavaron “pequeños embudos en los sedimentos establecidos por las olas de seiche, lo que da certeza de que estaban bajando cuando las olas seguían subiendo el río”, explica Jan Smit, el paleontólogo de la Universidad de Vrije, en Ámsterdam, que también fue uno de los primeros descubridores del iridio en el límite K-Pg.

“Es como un museo del final del Cretácico en una capa de un metro y medio de espesor”, define Mark Richards, profesor emérito de ciencias terrestres y planetarias de la Universidad de Berkeley, que ahora es decano y profesor de ciencias de la tierra y del espacio en la Universidad de Washington.

“Tenemos una increíble variedad de descubrimientos que, en el futuro serán aún más valiosas. Tenemos depósitos fantásticos que necesitan ser estudiados de todos los diferentes puntos de vista. Y yo creo que podemos desentrañar la secuencia de objetos de entrada del impacto de Chicxulub en gran detalle, lo que nosotros nunca habríamos sido capaces de hacer con todos los otros depósitos alrededor del Golfo de México”, completa Smit. [Washington Post, New York Times, la Universidad de California – Berkeley]

 

Facebook Commentarios