La neumonía es una enfermedad pulmonar aguda de causa infeciosa, bacteriana o no. Hay más de un tipo de neumonía, pero la más frecuente es la Neumonía neumocócica.

neumonía

La neumonía es una enfermedad pulmonar aguda de causa infeciosa, bacteriana o no. Hay varios tipos de neumonía, pero la más frecuente es la Neumonía neumocócica.

Los síntomas de la neumonía no son habituales y pueden variar en función de la agresividad del microorganismo implicado y del estado del paciente.

Sin embargo, como indica la CUF, los síntomas más comunes son fiebre alta, tos amarillenta o verdosa, escalofríos, dificultad respiratoria o dificultad para respirar y dolores musculares.

¿Cuáles son los grupos de riesgo?

– Personas de edad avanzada mayores de 65 años;

– Personas que asisten o residan en hogares o instituciones similares (minusválidos, usuarios de centros de día, centros de rehabilitación, etc.));

– Personas con enfermedades crónicas (respiratoria, cardiovascular, hepática, renal, diabetes, etc.);

– Proveedores de asistencia sanitaria;

– Personas que conviven con pacientes de riesgo;

– Personas con inmunidad deprimida: con enfermedad neoplásica activa, VIH / SIDA, asplenia (ausencia de bazo) o disfunción del bazo, pérdida de líquido Cefalo-raquídeo, receptores de trasplante, inmunodeficiencia primaria, entre otras;

– Inmunodeficiencia iatrogénica, es decir, causada por tratamientos como la quimioterapia y la radioterapia, que reducen las defensas del organismo.

¿Cuál es el pico de neumonía?

El invierno es la época del año en la que se registran más casos de neumonía.

Prevención y cuidados

  • Vacune a sus hijos. La vacuna contra infecciones por Streptococcus pneumoniae (neumococo) está incluida en el Plan Nacional de vacunación. Consulte con su médico o pediatra.
  • Tome las vacunas que se le recomiendan: vacuna neumocócica; vacuna antigripal para prevenir la infección por el virus de la gripe, que puede favorecer el riesgo de neumonía y sus complicaciones.
  • Controle bien su enfermedad crónica para evitar internaciones (en los hospitales están las neumonías más graves y resistentes a los antibióticos).
    Lávese las manos con frecuencia.
  • Evite estar cerca de personas con evidencia de infección, como tos y expetor.
    Adopte estilos de vida saludables, como no fumar, tener una alimentación equilibrada, practicar ejercicio físico y respetar los períodos de sueño, a fin de favorecer una buena inmunidad.
  • Evite entornos muy fríos, muy secos o muy húmedos, así como ambientes con mala ventilación, superpoblados o contaminados que puedan favorecer la transmisión de agentes infecciosos.
  • Airea diariamente los lugares donde reside y trabaja.
Facebook Commentarios
Seguro te interesa  Candidiasis: 3 señales de advertencia