A menudo vista como enemiga de la dieta, el plátano debe formar parte de una alimentación sana, incluso entre los que desean adelgazar.

plátano

Debido al alto contenido de carbohidratos en su composición, uno de los principales beneficios de esta fruta es proporcionar energía al cuerpo, pero el plátano también alivia el hambre, elevando la sensación de saciedad y bienestar, porque es rica en triptófano, un compuesto que impacta positivamente en el humor, como subraya la revista americana GQ.

En promedio, un plátano tiene unas 40 calorías. La fruta debe consumirse una vez al día para no engordar y al mismo tiempo para obtener todos sus beneficios. Una pista importante es saber que el plátano más maduro no causa estreñimiento, mientras que el plátano más verde ayuda a atarse el intestino e incluso puede ser ingerido cuando se sufre de diarrea.

Los principales beneficios del plátano:

Baja la presión. Es rica en magnesio, que ayuda a relajar los vasos sanguíneos.;

Regula el intestino. Elija comer plátanos maduros si padece estreñimiento y plátanos verdes en caso de diarrea.;

Disminuye el apetito. Es extremadamente rica en fibras, lo que a su vez contribuye a una mayor saciedad;

Evita los calambres musculares. Porque es rica en potasio y magnesio;

Mejora el humor y ayuda a combatir la depresión. Contiene triptófano, un aminoácido que participa en la formación de hormonas que mejoran el humor y ayudan a relajarse.;

Fortalece el sistema inmunológico y previene enfermedades porque es rica en vitamina C;

Mejora el metabolismo del colesterol y los carbohidratos. Por ser rica en manganeso;

Ayuda a controlar el colesterol y a prevenir el cáncer intestinal por contener fibras solubles.

Seguro te interesa  6 consejos para acabar con el ronquido

Como comer plátano sin engordar

Para poder consumir plátanos sin engordar, es importante mezclarlos con alimentos que sean fuentes de proteínas o grasas buenas, como las combinaciones a seguir.:

– Plátano con palta, frutos secos o mantequilla de cacahuete, que son fuentes de grasas buenas y vitaminas del complejo B;

– Plátano amasada con avena, ya que la avena es rica en fibras que ayudan a controlar el efecto del azúcar del plátano;

– Plátano batida con una rebanada de queso. El queso es rico en proteínas y grasas;

– Comer plátano como postre después de las comidas principales, porque al comer una buena cantidad de ensalada/verduras y carne, pollo o pescado, los carbohidratos del plátano no estimularán la producción de grasa corporal.

Puede y debe comer plátano en el pre o en el post-entrenamiento y elegir plátanos pequeños y no demasiado maduros, ya que éstos tienen más azúcar.

Facebook Commentarios