Algunas de las peticiones que hace son verdaderas bombas calóricas disfrazadas y otras pueden estar contaminadas con bacterias.

Todos sabemos que no debemos elegir determinados alimentos cuando comemos en restaurantes o bares.

restaurante

Ciertos manjares, cocinados de forma específica, suponen un mayor riesgo para el consumidor de desarrollar algún tipo de enfermedad o intoxicación alimentaria. Además, muchos alimentos cuentan con las calorías “disfrazadas”.

Saber lo que debes evitar no es difícil, sólo tienes que estar atento a la hora de elegir el plato.

Hay nueve opciones que debes rechazar cuando vas a comer fuera:

Un tazón de sopa cremosa – Comer una sopa antes de una comida es beneficioso. Se pone más lleno y eso lo lleva a comer menos. Sin embargo, esto no se recomienda en el caso de las cremas. Una crema por sí sola ya considerada una comida, ya que puede contener hasta 500 calorías.

Hamburguesa poco cocida – cuando la carne picada no se cocina a temperaturas óptimas, ésta se vuelve peligrosa. Una hamburguesa poco hecha es más peligrosa que un filete medio cocido. Los microbios permanecen generalmente en la superficie de la carne, por lo que se necesita calor para eliminarlos.

Agua con limón-pida el agua pero recuerde pedir también el limón aparte. Según un estudio del Journal of Environmental Health, los investigadores analizaron 76 limones en 21 restaurantes y el 70% de estos frutos cítricos estaban contaminados con bacterias.

Patatas fritas con salsa de queso-esta delicia contiene una gran dosis de sodio, más de la que se puede consumir diariamente. Según el American Journal of Clinical Nutrition, un vaso sanguíneo puede presentar problemas 30 minutos después de la ingestión de una exquisitez salada.

Seguro te interesa  7 PASOS de cómo Ayudar a un Amigo que sufre DEPRESIÓN

Ostras crudas-las ostras pueden contener hepatitis A y una bacteria llamada Vibrio vulnificus, que puede producir diarrea y vómitos. Definitivamente no debes pedir ostras crudas.

Ensaladas de entrada-un artículo de la revista Health revela que una conocida cadena de restaurantes estadounidenses servía una ensalada de pollo con unas 1.300 calorías y 84 gramos de grasa. En este caso, una ensalada Cobb o de pollo podría no ser la mejor opción.

Menú de comida rápida-por tentador que parezca, pedir un menú de comida rápida no es una buena opción. Una hamburguesa, papas fritas y un refresco pueden contener un total de mil cien calorías y unos 50 gramos de grasa.

Pan con aceite de oliva – el aceite de oliva es beneficioso para la salud. Sin embargo, muchas personas tienden a comer demasiado pan con aceite de oliva antes de comer. Son demasiadas calorías.

Refrescos dietéticos-muchas investigaciones indican que, contrariamente a lo que se puede pensar, los refrescos dietéticos no ayudan a perder peso. Según un estudio de la Universidad de Texas, personas que bebieron refrescos dietéticos diariamente durante un mes aumentaron peligrosamente los niveles de grasa abdominal

Facebook Commentarios