El 9 de diciembre de 2014, en pysnnoticias y en mi FB señalaba, que sobre la Tv basura: voy a decir algo que a muchos colegas no les gusta o no les interesa opinar, tal vez por temor que no salgan sus notitas en los noticieros.

tv basura

Se hacen los tercios sobre programas que se presentan en forma intensa en horarios de menores; y empezaré a reflexionar sobre qué nos pasa a nosotros los periodistas, a nuestros conciudadanos, a todos los seres humanos, que necesitamos y porqué nos abocamos a mirar este tipo de programas?

Veamos, si tenemos un perro en casa por ejemplo, y ese perro lo vemos que come basura -y no comida balanceada-, tenemos dos maneras de mirar el problema de que el perro come basura: una manera implicará centrarnos en la basura y decir: “¿Qué pasa con la basura? Es mala la basura! Hay que eliminar la basura”. Otro modo implicará centrarnos en el perro y decir: “¿Qué le pasa al perro que come basura?”. ¿Qué pasa con él que come algo que le hace mal, que lo enferma y que lo daña?

Son dos enfoques completamente distintos

Un modo dice: “Es mala la basura”, y se orienta hacia que el problema es la basura, a la cual hay que sacarla, hay que eliminarla del campo de acción del perro.

Y otro modo es pensar en lo siguiente: “¿qué le pasa al perro que come basura?” Porque no es normal que coma basura, porque le hace mal, porque lo daña, porque lo enferma. Aquí el problema ya no será la basura sino el perro.

Es fácil subirse al carro y tirar barro con ventilador a la TV basura o a sus productores. Lo difícil es mirar para adentro, a nuestro interior, y comenzar a reflexionar sobre nuestra contingencia existencial, nuestro aporte contra la incultura, contra la Tv sin valores, sobre nuestra vida limitada, sobre el sentido de la misma y sobre lo que queremos para la misma. Y que hacemos para cambiar nuestro chip?

Facebook Commentarios
Seguro te interesa  El Perú se jodió cuando llegaron los gusanos
Jaime Uribe Rocha Periodista y columnista en medios escritos, experto en marketing político