Productos a base de arroz contenían altas cantidades de arsénico, el cual puede afectar el desarrollo inmunológico e intelectual de los más nuevos. Expertos aconsejan moderación en el consumo de arroz por parte de los niños.

Cantidades peligrosas de arsénico fueron encontrados en siete populares productos alimenticios para bebés hechos a base de arroz y vendidos en los supermercados británicos, reveló el programa Food Unwrapped de Channel 4.

Las pruebas, realizadas a 26 de alimentos, revelaron que casi un cuarto de los alimentos rompió las reglas de seguridad de la UE.

“En el caso de los bebés, los padres deberían limitar el consumo de arroz a 30 gramos por día, el equivalente a unos tres cucharadas de sopa”, afirmó el especialista en nutrición Andy Meharg, profesor de la Queens University de Belfast, al Daily Mail.

Meharg subrayó que incluso pequeñas concentraciones de arsénico pueden tener un efecto perverso en el desarrollo inmunológico de los niños y jóvenes, así como en su crecimiento y QI. Ha hecho un llamamiento a la obligación de mostrar la información más claras en las etiquetas de los alimentos para este público.

Muchos de los alimentos que contienen bajos niveles de arsénico natural, pero el arroz es una excepción. Por ser cultivado en campos inundados donde los restos son más altos y absorbidos más fácilmente, presenta altos niveles de esa sustancia.

La exposición al arsénico durante un largo periodo de tiempo también aumenta los riesgos de cáncer, sobre todo en lactantes.

El arroz para bebés – que es molido para tener una consistencia fina y generalmente tiene vitaminas agregadas – se considera útil en el destete y en la transición a los alimentos sólidos.

Facebook Commentarios