Los niños y el entrenador del equipo ‘Jabalí’ , después de haber quedado entre los 16 a 18 días atrapados en la cueva Tham Luang, Tailandia, pueden haber contraído una enfermedad potencialmente grave, que puede incluso ser mortal.

Los rescatados están todavía a ser sometidos a diversos exámenes médicos para confirmar si han contraído histoplasmosis durante la estancia en la gruta. La enfermedad es una infección pulmonar causada por la inhalación de esporas con origen en desechos de aves y murciélagos y hongos .

La histoplasmosis, conocida también como “enfermedad de la cueva’, se desarrolla fácilmente en ambientes húmedos que favorecen la reproducción de los hongos. Las dificultades de detección de la enfermedad se producen por el hecho de que la infección permanece inactiva hasta 17 días después de ser contraída.

En algunos casos, la ‘enfermedad de la gruta” puede manifestarse luego de 10 días tras el contagio. En su gran mayoría, los casos de esta enfermedad no requieren tratamiento, sin embargo puede tratarse de una grave infección cuando el paciente se encuentra más debilitado y con el sistema inmunitario débil, siendo este el caso de los niños rescatadas. En estos casos donde la histoplasmosis se desarrolla más rápidamente puede llevar a otras enfermedades como la neumonía, la meningitis y hasta llegar a ser letal al afectar el normal funcionamiento de las glándulas suprarrenales, corazón y pulmones.

La ‘enfermedad de la gruta’ despierta síntomas similares a los de la tuberculosis, esto es, falta de aire y tos con sangre. En los casos más graves pueden ser sentidas fiebres altas, dolores de cabeza y rigidez en el cuello. Hasta el momento los análisis aún no han sido concluyentes en el sentido de alguno de los jóvenes de haber contraído la enfermedad, pero se sabe que algunos de ellos tienen infecciones pulmonares.

Facebook Commentarios