Ni el Covid-19 pudo separarlos. Obstetra y abogado se juran amor eterno

0
63

El distanciamiento social para muchas parejas profesionales de la Salud, ha sido muy estricto. Pero como para el amor no hay distancia ni tiempo que le impida seguir floreciendo, hoy se volvió a repetir una nueva historia de amor, en los tiempos del Covid-19.

Este caso, digna de una novela de Gabriel García Márquez,  lo protagonizaron la doctora Lucy Vera Linares, obstetra del Hospital Nacional Hipólito Unanue (ex Bravo Chico) y, el abogado Máximo Tello Vargas, responsable de los traslados humanitarios del Gobierno Regional de Lima, en la provincia de Huacho, donde tienen su hogar desde hace 20 años.

Los esposos se reencontraron este martes por unas horas, gracias a que al él le tocó viajar a Lima, para dirigir el traslado humanitario de personas que se encontraban varados en la capital hacia el distrito de Atavillos Alto, en la provincia de Huaral.

Este inolvidable encuentro hizo que Don Máximo publicara estas emotivas palabras en su cuenta de Facebook:

“Hoy después de más de tres meses me reencontré con mi esposa. Nos citamos en un paradero. Ella vino desde su trabajo en el hospital y, yo desde Huacho. Aprovechando un traslado humanitario en Zapallal”, dijo con la voz entrecortada por la emoción.

Ambos eran los seres más felices de la tierra, sobre todo por la comprensión de siempre que existe entre los dos almas gemelas, quienes han priorizado la labor social y de servicio al prójimo, acto que a ellos los hace realizarse como personas.

La doctora Vera, es una de las tantas esposas y madres del sector Salud que ha tenido que priorizar su labor y atención a personas vulnerables. Ella se dedica a atender los partos y estar al cuidado de los recién nacidos en plena pandemia en el hospital Bravo Chico.

Seguro te interesa  El mapa de covid-19 que tiene más de mil millones de visitas todos los días

“En este poco tiempo que no lo he visto, lo extrañé infinitamente. Si bien es cierto tenemos deberes sagrados que cumplir, no es cierto que cuando dos seres que se aman se vuelven a juntar, dejan de amarse”, sostuvo luego de darle un beso a su pareja.

Los dejamos solos, se pierden en el horizonte, ambos tomados de la mano, luego abrazados, caminan balanceándose y haciéndose arrumacos. No hay duda que el amor en los tiempos del Coronavirus, sí existe.

Facebook Commentarios