El número medio de hijos está disminuyendo en todo el mundo y de una manera significativa. La tasa de natalidad se redujo a menos de la mitad de los valores registrados a mediados del siglo pasado.

En 1950, cada mujer tenía, en promedio, alrededor de 5 hijos. El valor se redujo a menos de la mitad – 2,4 hijos – en 2017.

A añadir a la caída de la natalidad, se une el hecho de que las mujeres tengan hijos cada vez más tarde, en especial en los países más desarrollados.

Según un estudio de la revista The Lancet, publicado por la BBC, los países más desarrollados son los más afectados como de la Europa Occidental, Japón, Corea del Sur o Taiwán.

Los investigadores apuntan varias consecuencias de este fenómeno, desde luego la sostenibilidad de los sistemas financieros, de salud y de seguridad social de los distintos países.

La disminución de los nacimientos va a hacer que haya más abuelos de nietos y puede poner en peligro la demografía de los distintos países.

Además, según el estudio, a pesar de la mitad de los países del mundo en contar con nacimientos suficientes para crecer, hay cada vez más países económicamente avanzados, por lo que la tendencia será para continuar a bajar la tasa de natalidad.

 

Facebook Commentarios