La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y nutrición publicó nuevas recomendaciones a finales de octubre para el consumo de determinados tipos de pescado, en particular el atún y el pez espada, el tiburón o la cación y el lucio.

atún

Se trata de los altos niveles de mercurio en estas especies, perjudiciales para los humanos cuando su cerebro está en desarrollo. Por lo tanto, las mujeres que estén intentando quedarse embarazadas o en periodo de lactancia deben evitar su consumo, así como los niños de hasta diez años de edad.

Entre los 10 y los 14 años se recomienda no más de 120 gramos de estos peces al mes, y con el fin de variar las especies. La población en general puede comer entre tres y cuatro dosis de estos peces por semana y se recomienda cambiar la especie. Esta recomendación de la AESA ya existía – sobre todo para mujeres embarazadas y niños hasta los tres años -, pero se ha ampliado.

En el caso de España, la alerta se ha ampliado porque nuevos datos científicos han demostrado que en la población española los niveles de concentración de Mercurio son más elevados que en otros países europeos. Nicolás Olea, catedrático de la Facultad de Medicina de Granada, citado por el País, dice que las recomendaciones españolas llegan con 20 años de retraso.

“Desde hace 20 años, hay estudios que demuestran [que el mercurio es peligroso]. La Unión Europea ha presionado a España para que lo haga [ampliar la recomendación]. Los niños están Orinando más mercurio del recomendado”, explicó.

En declaraciones al semanario exprés, Pedro Graça, director de la Facultad de Ciencias de la nutrición y alimentación de la Universidad de Oporto, dijo que la alerta no justifica alarmismos y debe ser contextualizada.

Seguro te interesa  Estudio mapea cambios en el cerebro de gente que piensa en suicidarse

En Portugal es posible hacer un mapa del riesgo a través de la Encuesta Nacional alimentaria y de la realización periódica de análisis del pescado por parte de la Autoridad de Seguridad Alimentaria y Económica (ASAE) o del Instituto Portugués del Mar y de la atmósfera (IPMA).

Pedro Graça explica que los peces depredadores presentan mayor concentración de este metal porque son más grandes y viven más tiempo. “Peces como la sardina o la caballa” apenas presentan contaminación, añadió.

Facebook Commentarios