Un niño de ocho años, procedente de Guatemala, murió el martes en custodia de las autoridades de los Estados Unidos, en el segundo caso, en diciembre, de la muerte de un menor migrante detenido después de cruzar la frontera de México.

México

El niño fue detenido con su padre el 18 de diciembre y quedó bajo custodia de las autoridades de los Estados Unidos. El lunes por la noche fue hospitalizado en Alamogordo, Nuevo México, cuando se detectaron signos de enfermedad.

Le diagnosticaron un resfriado y fiebre y le dieron el alta, acompañado por su padre, con la prescripción del antibiótico amoxicilina y del antiinflamatorio Ibuprofeno. Pero esa misma noche, después de tener vómitos y náuseas, fue readmitido en el hospital, donde murió en la madrugada del martes por causa desconocida.

Jakelin Caal, de siete años y también guatemalteca, murió el día 8, pocas horas después de ser detenida en los Estados Unidos. Mostró signos de fiebre alta y murió de insuficiencia hepática. Fue enterrada el martes en su tierra natal.

Los Estados Unidos anunciaron ayer que se realizarán exámenes médicos a todos los inmigrantes menores y se tomarán medidas para alojarlos fuera de los centros de detención.

Facebook Commentarios