Connect with us
cerebro duda cerebro duda

Vida y Estilos

Mira cómo se ve tu cerebro cuando estás en duda

Published

on

Cerebro indeciso

Conducir un automóvil, decidir entre diferentes opciones financieras o incluso reflexionar sobre diferentes direcciones para nuestras vidas requiere que procesemos una gran cantidad de información.

Pero no todas las decisiones presentan las mismas exigencias.

cerebro

En algunas situaciones, las decisiones son más fáciles porque ya sabemos qué información es relevante. En otros, la incertidumbre sobre qué información es relevante para nuestra decisión requiere que tengamos una visita más amplia de todas las fuentes de información disponibles.

Los neurocientíficos han intentado durante mucho tiempo desentrañar los mecanismos por los cuales nuestro cerebro se adapta de manera flexible a situaciones y requisitos tan diferentes para el proceso de información.

Con este fin, investigadores del Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano (Alemania) diseñaron una tarea visual en la que los participantes vieron una nube de pequeños cuadrados móviles. Estos cuadrados difieren entre sí a lo largo de las cuatro dimensiones visuales: color, tamaño, brillo y dirección del movimiento.

Luego preguntan a los voluntarios sobre una de las cuatro dimensiones visuales. Por ejemplo, “¿más cuadrados se movieron a la izquierda o a la derecha?”. A lo largo de la tarea, la actividad cerebral se midió mediante electroencefalografía (EEG) y resonancia magnética funcional (fMRI).

Solo que los investigadores manipulan la “incertidumbre”, diciéndoles a los participantes sobre qué características podrían ser cuestionadas: cuantas más características fueran relevantes, más inseguros se esperaba que los participantes estuvieran sobre qué características centrarse.

cerebro

Función del tálamo

Cuando los participantes estaban más inseguros sobre la característica relevante en su siguiente elección, las señales del EEG se movían de un modo rítmico (presente cuando los participantes podían enfocarse en una sola característica) a un modo más arrítmico o “ruidoso”.

“Los ritmos cerebrales pueden ser particularmente útiles cuando necesitamos seleccionar entradas relevantes en lugar de irrelevantes, mientras que el aumento del ‘ruido’ neuronal puede hacer que nuestro cerebro sea más receptivo a varias fuentes de información. Nuestros resultados sugieren que la capacidad de cambiar entre estas fuentes rítmicas y Estados ‘ruidosos’ puede permitir un procesamiento flexible de la información en el cerebro humano”, explicó el profesor Julian Kosciessa.

Además, el equipo encontró que el grado en que los participantes cambiaron de un modo rítmico a un modo ruidoso en sus señales de EEG se asoció predominantemente con un aumento en la actividad medida por resonancia magnética en el tálamo, una estructura cerebral profunda en gran parte inaccesible por EEG.

El tálamo a menudo se considera principalmente como una interfaz para las señales sensoriales y motoras, su papel potencial en la flexibilidad cerebral no se conoce hasta ahora.

Estos resultados pueden tener amplias implicaciones para nuestra comprensión de las estructuras cerebrales necesarias para adaptarse a un mundo en constante cambio.

“Cuando los neurocientíficos piensan en cómo el cerebro permite la flexibilidad conductual, a menudo nos enfocamos exclusivamente en las redes de la corteza, mientras que el tálamo se considera tradicionalmente un simple retransmisor de información sensoriomotora. En cambio, nuestros resultados argumentan que el tálamo puede apoyar la dinámica neuronal en general y podría optimizar los estados cerebrales de acuerdo con las demandas ambientales, lo que nos permite tomar mejores decisiones”, concluyó el investigador Douglas Garrett.

Facebook Commentarios
Advertisement

Opinión

Fanpage PYSN

Advertisement

Noticias Curiosas (•ө•)

Actualidad

Tendencias