Desde que se unió a la realeza en 2018, Meghan ha sido objeto de un gran escrutinio y comentarios en línea.

Meghan

La situación llegó hasta el punto de que el Palacio se vio obligado a intervenir, estableciendo nuevas directrices de interacción con los miembros de la monarquía británica en línea. La iniciativa tenía por objeto crear un “entorno seguro” en internet, que requiere “cortesía, simpatía y respeto por todos los miembros” de las comunidades que siguen Kensington. La duquesa de Sussex, por su parte, también ha tomado medidas para protegerse a sí misma y a su salud mental, y ha eliminado todas sus cuentas en las redes sociales.

El pasado día 8 de marzo, la mujer de Harry participó en un panel de líderes feministas y activistas convocado por The Queen’s Commonwealth Trust, en Londres, para discutir una serie de cuestiones que afectan a las mujeres de hoy en día – el evento tuvo lugar justo después de haber sido nombrada vice-presidente de la organización por Isabel II – y, entre otros temas, habló sobre su relación con este tipo de plataformas, en particular, el Twitter, y la comunicación social.

 

Facebook Commentarios