Ocho niños sobrevivieron a la emboscada de este lunes, que mató a tres mujeres y otros seis niños estadounidenses, mientras seguían en tres coches en el norte de México. La mayoría de ellas están vivas gracias a las acciones de Devin Langford, que condujo a sus hermanos a un lugar seguro y luego caminó varias horas para dar la alarma.

masacre en México

Una de las sobrevivientes, un bebé, fue encontrada Ilesa 11 horas después de la masacre en el piso de uno de los vehículos junto a su sillita. Otros cinco niños, heridas, estaban escondidos entre arbustos, esperando ayuda.

Los ocho supervivientes, todos miembros de una comunidad mormona con estrechos lazos familiares entre sí, han perdido madres, hermanas y hermanos, abatidos a tiros por desconocidos, en uno de los peores y más sangrientos ataques de los últimos años contra estadounidenses en México.

El ataque llevó al Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, a clamar por “guerra” y a proponer el envío de militares a México, para ayudar en la lucha contra los traficantes de drogas, sospechosos de estar en el origen del tiroteo.

Al principio, las investigaciones admitieron que las víctimas habían sido atrapadas en una trampa dirigida a otro objetivo, en una guerra entre grupos rivales de traficantes locales.

Sin embargo, la comunidad vinculada a la familia LeBaron, con un largo historial de oposición a los cárteles de la droga, sospechó que la emboscada había alcanzado precisamente el objetivo deseado.
¿Qué pasó?

El informe de los sobrevivientes fue esencial para entender lo ocurrido.

Las tres mujeres y sus 14 hijos salieron en tres autos de la Mora, en Sonora, para recoger a sus familiares en el aeropuerto de Tucson. Viajaron juntas por razones de seguridad, por saber objetivos potenciales de los traficantes.

Seguro te interesa  Papa Francisco deja consejos a los padres: "Nunca discutan delante de los niños”

Los temores se confirmaron en la frontera con Chihuaha, cerca de Bavispe, cuando los tres vehículos fueron atacados en una carretera terrestre.

Cinco de las víctimas mortales, Rhonita Maria Miller, de 30 años, sus hijos gemelos, Titus y Tiana, de ocho meses, Howard Jr, de 12 y Krystal, de 10 años, murieron cuando, en un momento dado, el coche que les seguía se incendió y explotó.

La madre de Devin, Dawna Langford, fue golpeada mortalmente, al igual que dos de sus hermanos, en el tiroteo que golpeó su coche.

Christina Langford Johnson, del 31, fue disparada a tiros cuando se detuvo y salió de su coche con los brazos en el aire para pedir a los tiradores que dejaran de disparar. Su hija bebé, Faith, sobrevivió.

Seis horas a pie

La alerta fue dada por Devin Langford, de 13 años. Después de guiar la huida de seis de sus hermanos lejos de la carretera y de los disparos que llovían de todos lados, partió solo a pie hacia la comunidad de la familia, en la Mora, a 23 kilómetros de la escena de la masacre. Caminó durante seis horas.

Cuando el chico tardó en regresar con ayuda, una de las hermanas, McKenzie, de nueve años, se fue a su vez, dejando a los otros cinco atrás. Estuvo en la oscuridad durante cuatro horas hasta que la encontraron los habitantes de Los Ángeles.

Según el informe escrito por un miembro de la familia en las redes sociales, después de que Devin diera la alerta, varios miembros de la comunidad de la Mora, mayoritariamente pertenecientes a la misma familia, LeBaron, tomaron armas para dirigirse al lugar de la emboscada.

Seguro te interesa  Monja desobediente salvó la vida del Papa Francisco

Finalmente decidieron esperar refuerzos, después de “darse cuenta de que corrían peligro de vida”, ya que”el tiroteo continuó durante horas, por todas las montañas cerca de la Mora”.

Obrador rechaza ayuda de Trump

Lo que pasó llevó al Presidente Donald Trump a decir que ha llegado el momento de luchar contra los narcotraficantes. A pesar de aplaudir los esfuerzos realizados en este sentido por su homólogo mexicano, Andrés Manuel López Obrador, Trump dice que no son suficientes, sobre todo en vista del reciente agravamiento de la violencia.

“Este es el momento para México, con la ayuda de los Estados Unidos, hacer la GUERRA a los cárteles de la droga y barrerlos de la faz de la Tierra”, escribió Trump en su página de Twitter.

Posteriormente, por teléfono con el Obrador, el Presidente de los Estados Unidos ofreció ayuda para garantizar que los responsables sean llevados ante la justicia. El Obrador dijo que lo garantizaría.

El Presidente mexicano ya había rechazado antes cualquier forma de lo que llamó “intervención del Gobierno exterior”, en respuesta a la sugerencia de Trump, de enviar militares estadounidenses para ayudar a combatir los cárteles.
Error…

Un video publicado en las últimas horas en las redes sociales, no confirmado por las autoridades mexicanas, mostró los restos calcinados de uno de los coches cargados de balas, que transportaba a las víctimas en una carretera de tierra cuando ocurrió el ataque.

“Esto debe quedar grabado”, dijo al mismo tiempo una voz masculina, embargada, en inglés con acento americano. “Nita y cuatro de mis nietos están quemados y tiroteados”, añadió el hombre, refiriéndose aparentemente a Rhonita Baron.

Seguro te interesa  Las víctimas de Pinochet: "sufrí descargas eléctricas, fui colgada, violada"

Un familiar, Julian LeBaron, se refirió al incidente como una “masacre” y dijo que algunos miembros de su familia fueron quemados vivos. “No sabemos por qué, aunque recibieron amenazas indirectas. No sabemos quién fue el autor”, le dijo a la agencia Reuters.

El ministro mexicano de seguridad, Alfonso Durazo, dijo que los nueve norteamericanos, que tienen doble nacionalidad mexicana y que” viajaban en los tres SUV”, podrían haber sido víctimas de un engaño de identidad, dado el elevado número de enfrentamientos violentos en la región, entre grupos armados rivales.
…o venganza

La extensa familia LeBaron tiene otra versión y cree que los atacantes sabían quiénes eran las víctimas.

“Llevamos aquí más de 50 años. No hay nadie que no sepa quiénes son. Quien haya hecho esto lo sabía. Eso es lo más aterrador”, respondió Alex LeBaron, que vive en una de las aldeas alrededor de la Mora.

La comunidad ha sido objeto de secuestros y asesinatos por venganza a lo largo de los años, sobre todo por intentar unir a sus vecinos en la lucha contra los cárteles y por colaborar con las autoridades policiales. Incluso se niega a pagar rescates si secuestran a uno de los suyos para no alimentar el tráfico.

El norte de México ha albergado varias comunidades mormonas desde el siglo XIX, con estrechos lazos familiares en los Estados Unidos. Muchos se han refugiado en la región para poder practicar la poligamia, una práctica antigua y en aumento desuso, a pesar de que todavía ocurre en las comunidades mormonas mexicanas.

Facebook Commentarios