Con mucho sufrimiento, Argentina consiguió su clasificación a octavos de final. Messi adelantó para la albiceleste con un gran pase de Banega, que encarriló a todo el equipo.

Sin embargo, en el segundo tiempo Javier Mascherano cometió una falta que derivó en penal para Nigeria, transformado por Victor Moses que sirvió a los africanos para empatar el partido y poner en riesgo el pase a la siguiente etapa para los argentinos.

Pero sobre el final, Rojo cambió la historia y sentenció el encuentro disputado en el Zenit Arena. Un escenario que quedará en la memoria colectiva argentina. El equipo que estaba contra las cuerdas y al borde del KO metió su golpe de gracia, volvió a mostrar la personalidad de otros tiempos y le grita al mundo que sigue en pie.

La selección argentina venció por 2-1 a Nigeria y se clasificó a los octavos de final del Mundial Rusia 2018. En la próxima etapa enfrentará a Francia, en Kazán, el sábado a las 11 horas.

Facebook Commentarios