El ex futbolista Diego Armando Maradona, que el martes asistió a la victoria de Argentina frente a Nigeria (2-1), que calificó a los sudamericanos para los octavos de final del Mundial 2018, negó haber sido hospitalizado tras el partido.

“Quiero deciros que estoy bien, no estoy, ni he estado ingresado en el hospital. En el intervalo del partido con Nigeria, tenía dolores en el cuello y sufrí una descompensación”, declaró el ex-seleccionador y estrella de la Argentina, en Instagram.

Al final del partido, el ex jugador, campeón del Mundo en 1986, recibió asistencia médica a abandonar las instalaciones del estadio de San Petersburgo y muchos han sido los rumores de que había sido hospitalizado.

El gol de Marcos Rojo, a los 86 minutos, dio la victoria a la Argentina, con las imágenes televisivas que muestran a Maradona hacer gestos ofensivos con las manos, en la conmemoración de la jugada que daría el triunfo al equipo de argentina.

“He sido observado por un médico y él me recomendó que fuera a casa antes de la segunda parte, pero yo quería quedarme porque estábamos jugando el ‘todo o nada’. Quiero mandar un beso a todos, perdón por el susto y gracias”, dijo Maradona.

En el juego, Messi abrió el marcador a los 14 minutos, pero a Nigeria aún empató de penal, a los 51, por Victor Moses, antes de Rojo, ex-jugador del Sporting de lisboa, quien devolvió la esperanza a la Argentina.

 

Facebook Commentarios