Son prácticas para incluirlas en un restaurante, son saludables y pueden integrar varias recetas. La manzana y la pera son dos de las frutas más consumidas. Pero, a pesar de los muchos puntos en común, tienen diferencias importantes desde el punto de vista nutricional.

pera

Son similares a un nivel calórico, pero la manzana tiene un valor energético ligeramente inferior. Por otro lado, la pera gana en fibra. Ninguna es una fuente significativa de proteína y grasa.

En cuanto a las vitaminas, la cantidad de vitaminas A y B5 es mayor en la manzana. La pera tiene más ácido fólico y vitamina K. La cantidad de hierro es mayor en la pera y los niveles de fluoruro en la manzana son más altos.

Según el nutricionista João Rodrigues, autor de la guía gastronómica “Duelos de Alimentos”, la manzana es la ganadora de esta batalla, pero por poco. El duelo fue equilibrado, pero la cantidad de fluoruro en la manzana, importante para la salud dental, hace que la manzana lleve el cuenco.

Facebook Commentarios
Seguro te interesa  ¡Adiós nalgas flácidas!