Los policías detenidos por manifestantes antigubernamentales fueron liberados el jueves por la noche, un día en que la principal organización indígena de Ecuador rechazó el diálogo con el Gobierno y pidió la radicalización de las protestas.

Ecuador

“No hay diálogo con un gobierno asesino”, defendió la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador en un comunicado firmado por su presidente, Jaime Vargas, en un momento en que las protestas contra el aumento de los precios del gas ya han causado cinco muertos.

Mientras el jefe de Estado, Lenin Moreno, se mostraba optimista el jueves para garantizar un progreso en las negociaciones, la tensión aumentó cuando los manifestantes indígenas anunciaron la “captura” de diez policías, que finalmente fueron liberados durante la noche.

La retirada de las subvenciones gubernamentales a los precios del combustible la semana pasada sumió al país en disturbios, protestas, actos de vandalismo, enfrentamientos, bloqueos de autopistas y suspensión de partes de su industria petrolera.

Un líder indígena y otras cuatro personas murieron en actos de violencia, según la oficina del Fiscal de la República, con fuentes gubernamentales avanzando el número de dos víctimas mortales.

Los recortes en las subvenciones a los combustibles en Ecuador forman parte de las medidas anunciadas como contrapartidas al préstamo de 4 200 millones de dólares (3 800 millones de euros) por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los grupos indígenas han condenado el acuerdo con el FMI diciendo que las medidas de austeridad agravarán la desigualdad económica.

Los enfrentamientos ya han causado 266 heridos y 864 detenidos, aunque el 80% de ellos ya han sido liberados por falta de pruebas.

Seguro te interesa  Aviones estadounidenses interceptan aparatos Rusos en la costa de Alaska

Debido a los disturbios en la capital, Moreno trasladó al gobierno a la ciudad portuaria de Guayaquil.

Facebook Commentarios