Después de todo, los volcanes pueden no ser alimentados por el magma fundido que se forma en las enormes cámaras magmáticas, pero antes por “depósitos de papa”, zonas casi totalmente llenas de cristales, donde el magma fluye en los pequeños espacios existentes entre las estructuras cristalinas.

volcanes

Hasta entonces, nuestra comprensión del proceso volcánico se daba cuenta de que los procesos volcánicos, incluyendo los que conducen a enormes y destructivas erupciones, que el magma se almacena en las llamadas cámaras magmáticas, que son una especie de Cueva Subterránea llena de magma en estado líquido.

Sin embargo, esta hipótesis nunca se ha observado y una nueva investigación, publicada a principios de diciembre en la revista científica Nature, sugiere que esta suposición fundamental en la comprensión de los volcanes debe ser reconsiderada.

Según la publicación, Los volcanes son alimentados por los llamados” depósitos de papa”, que, según han descrito los científicos, son áreas compuestas por cristales, en su mayoría sólidos, donde el magma fluye entre los pequeños espacios existentes.

“Un’ reservorio de papa ‘comprende una estructura porosa y permeable de cristales fuertemente compactados con el proceso de fusión está presente en el espacio poroso”, escribieron los científicos del Imperial College y de la Universidad de Bristol, en el Reino Unido, que llevaron a cabo la nueva investigación.

“Ahora debemos mirar de nuevo cómo y por qué se producen las erupciones de los embalses. Podemos aplicar nuestras conclusiones para entender las erupciones volcánicas que tienen implicaciones para la seguridad pública, y también para comprender la formación de depósitos de minerales metálicos asociados a los sistemas volcánicos”, dijo Matthew Jackson, profesor del Imperial College.

“La teoría de la papa”

Para entrar en erupción, los volcanes necesitan una fuente de magma, la roca líquida, que contiene relativamente pocos cristales sólidos. Hasta entonces, se creía que este magma estaba formado y almacenado en una enorme cueva subterránea, la cámara magmática.

Estudios publicados recientemente sobre la química del magma ya desafiaban esta hipótesis, lo que llevó a la aparición de la hipótesis del “reservorio de papa”. Sin embargo, este modelo tenía una laguna y no era capaz de explicar por qué los magmas pobres en cristales se forman y llegan a ser enviados para que el volcán entre en erupción – hasta entonces.

Ahora, y utilizando modelos sofisticados de depósitos, el equipo de investigadores ha encontrado una solución. En este escenario, el magma es menos denso que los cristales, lo que hace que la roca líquida suba por los espacios vacíos entre los cristales.

A medida que sube, explicaron los científicos, el magma reacciona con los cristales, los derrite y luego los conduce a áreas locales que contienen magma con relativamente pocos cristales. Y son estas mismas áreas de vida corta de magma que, a medida que van creciendo, pueden conducir a erupciones volcánicas.

“Uno de los grandes misterios sobre los volcanes es que se creía que eran sostenidos por grandes cámaras de roca derretida, pero estas cámaras siempre eran muy difíciles de encontrar”, explicó el coautor, Stephen Sparks, de la Universidad de Bristol.

“La nueva idea sostiene que las rocas derretidas se forman dentro de rocas calientes en gran parte cristalinas, que pasan la mayor parte del tiempo en pequeños poros en el interior de la roca, y no en grandes cámaras de magma [como se creía]. Sin embargo, la fusión” se exprime “lentamente para formar grupos de fusión, que luego pueden explotar o formar cámaras efímeras de magma”, sostuvo.

A diferencia del agua, el líquido formado es más denso que su estado sólido. En este caso, el magma es más “flotante” que los cristales sólidos, logrando ir subiendo gradualmente, llevando consigo pequeñas cantidades de cristales más antiguos.

En el fondo, el equipo propone que el almacenamiento de magma se realice mediante un flujo reactivo de fusión de los “depósitos de papa”, en lugar de que el proceso comúnmente aceptado de cristalización fraccionada en cámaras magmáticas.

Además de las erupciones, el nuevo modelo de depósito puede ayudar a explicar otros fenómenos de los sistemas volcánicos, como la evolución de la composición química del magma.

Facebook Commentarios