¿El matrimonio realmente puede ayudar a evitar la demencia? Un nuevo estudio sugiere que sí.

Un nuevo estudio publicado por la BBC

El estudio, realizado por investigadores del University College London (A efectos del metaanálisis).

Los investigadores argumentan que el matrimonio puede cambiar la exposición de las personas a factores de riesgo y de protección frente a la demencia. Los estudios demuestran, por ejemplo, quienes están casados.

solteros

“Los cónyuges pueden ayudar a fomentar hábitos saludables, cuidar la salud de sus parejas y proporcionar un apoyo social importante”, afirma Laura Phipps, del Instituto de investigación de la enfermedad, Alzheimer’s Research UK, considerado la forma más común de demencia.

Investigaciones anteriores ya habían demostrado que entre los factores

La importancia de socializar

El nuevo estudio señala también que existen pruebas científicas de que quien está casado es también más propenso a mantener más relaciones sociales.

Según la investigación, la interacción social ayuda a construir una reserva cognitiva y a reducir el riesgo de desarrollar demencia a lo largo de toda la vida.

“El estudio sugiere que la interacción social puede ayudar a construir una reserva cognitiva – una resiliencia mental que permite a la gente vivir más tiempo con una enfermedad como el Alzheimer antes de presentar los síntomas”, explica Phipps.

El impacto del duelo

El duelo podría tener una correlación directa con el aumento del riesgo de demencia. Es decir, el estrés causado por la pérdida del conjug tiene un efecto perjudicial en las neuronas del hipocampo del cerebro (considerado la sed de la memoria en nuestro cerebro), lo que explicaría la mayor incidencia de la enfermedad entre los viudos.

Seguro te interesa  Atención mujeres: las 3 palabras que adoran oír en el sexo los hombres

Otra posible explicación es que la aparición de demencia está relacionada con aspectos cognitivos – que influyen en el comportamiento de cada individuo – y rasgos de la personalidad.

Según el estudio, las personas con dificultades de flexibilidad de pensamiento o comunicación – y, por tanto, menos reserva cognitiva – pueden ser menos propensas a casarse en sociedades en las que el matrimonio se considera norma social. Por lo tanto, solo habría una correlación entre los factores: las personas que desarrollan demencia también suelen ser solteras, y las dos condiciones serían el resultado de un tercer factor.

Facebook Commentarios