El primer diagnóstico de ciertas patologías puede ser muy difícil, ya que hay ciertos síntomas muy similares. Un ejemplo de ello es la primera manifestación de un infarto agudo de miocardio que puede confundirse con ansiedad o dolores musculares.

miocardio

Esto es peligroso porque hace que la gente busque ayuda médica demasiado tarde, comprometiendo el pronóstico.

Uno de los casos más frecuentes es la confusión entre un ataque de ansiedad y un infarto agudo de miocardio. En ambos casos se producen opresión torácica, sudoración, náuseas y vómitos.

Por lo tanto, es importante no perder el tiempo y buscar atención médica inmediata.

Facebook Commentarios
Seguro te interesa  Las personas con este nivel educativo tienen menos riesgo de Alzheimer