Corea del Norte habrá aumentado en los últimos meses su producción de uranio en varios lugares secretos con vistas a la producción de armas nucleares. Fuentes de los servicios secretos estadounidenses han asegurado a la cadena NBC News “que hay pruebas evidentes” de que Corea está tratando de engañar a los Estados Unidos, después del encuentro histórico el 12 de junio entre Kim Jong-un y Donald Trump.

De acuerdo con las mismas fuentes, no hay pruebas de que Corea ha reducido las reservas o detenido la producción. “Hay muchas cosas que se saben que Corea del Norte intentó ocultar a los Estados Unidos por mucho tiempo”, afirmaron. La NBC News noticia aún indica que debe de haber imágenes de satélite que muestran el funcionamiento en el Centro de Investigación Nuclear de Yongbyon.

El canal de televisión solicitó un comentario a la Casa Blanca sobre esta última el análisis realizado por los servicios secretos estadounidenses, pero todavía no ha hecho ningún comentario. Esto después de que el presidente estadounidense ha anunciado al mundo, tras el encuentro de hace dos semanas, de que no habría más una amenaza nuclear venida de Corea del Norte.

Por orden de Trump, los militares estadounidenses cancelaron los ejercicios de entrenamiento en la península coreana, una concesión a Kim Jong-un, mientras que estos habrían de dejar con las pruebas nucleares con misiles. Concesiones de un lado y del otro, que deberían ser cumplidas mientras los dos Estados contratantes negocian un posible acuerdo para la desnuclearización.

Después del intercambio de amenazas e insultos entre Trump y Kim en 2017, 2018 ha sido el año de la aproximación entre los dos líderes. Lo que culminó en la cumbre de 12 de junio.

El 25 de mayo, los norcoreanos desecharon su base de pruebas nucleares, en un gesto de buena voluntad hacia la desnuclearización de la península coreana. Desde 2006, Pyongyang llevó a cabo seis ensayos nucleares, el último de ellos el año pasado. Todos ellos en Punggye-ri, en la provínvia de Hamgyng.

Facebook Commentarios