Connect with us
taxis voladores taxis voladores

Tecnologia

Los primeros taxis voladores sobrevolarán ciudades en 2024

Published

on

¡Clickear Stars!
(Votos: Promedio: )

Las startups, los fabricantes de automóviles y aviones prometen inaugurar servicios ya en los próximos años. Pero los vuelos regulares hacia y desde cualquier punto de las ciudades en los taxis voladores siguen siendo una ambición que depende de la mejora de la infraestructura o de un rendimiento más rentable de las empresas.

Tomar un taxi en el techo de un edificio, volar sobre la ciudad a 140 o 150 km/hora y aterrizar en la cima de otro edificio sigue siendo un delirio de ciencia ficción. Pero no por mucho tiempo. Las startups alemanas Lilium y Volocopter planean lanzar su servicio en 2024. Hyundai y General Motors aseguran que están en condiciones de lanzar un servicio de taxi aéreo antes de 2025. Otras marcas de automóviles como Toyota, Daimler o Geely de China se apresuran a no ser superadas. Porsche y Boeing, por su parte, se asociaron en 2019 para desarrollar un vehículo de movilidad aérea urbana “premium”.

taxis voladores

El entusiasmo con la posibilidad de nuevos vuelos en movilidad urbana es de tal orden que esta lista podría continuar con numerosas empresas comprometidas con el desarrollo de los llamados vehículos eléctricos verticales de despegue y aterrizaje (eVTOL, acrónimo en inglés). Coches voladores para pasajeros, carga no tripulada o entrega urgente de material médico se presentan sucesivamente en salones o ferias internacionales, demostrando que la tecnología ya no es un obstáculo para superar la ficción.

Tanto es así que la Agencia de Seguridad Aérea de la Unión Europea (EASA) ya ha iniciado el proceso de certificación de algunos de los proyectos, estimando que los primeros taxis voladores pueden comenzar a operar en 2024. Este es también el calendario que la Administración Federal de Aviación de los Estados Unidos espera para las primeras operaciones de vehículos de movilidad aérea urbana. En Europa, la EASA estima que este mercado tendrá un valor de 4,2 mil millones de euros, con la UE capaz de centralizar el 31% de la producción mundial y crear alrededor de 90 mil puestos de trabajo para 2030.

El espectáculo acrobático de eVTOL y los taxis voladores

Pero, ¿Cuáles son estos nuevos vehículos que prometen sobrevolar las congestionadas carreteras para llevarnos a la oficina o al aeropuerto? Comencemos, entonces, con Hyundai, que en 2019 creó una división exclusiva para la movilidad aérea, dirigida por el ex ingeniero de la NASA Jaiwon Shin. Sus taxis aéreos, accionados por batería eléctrica, están diseñados para cinco a seis pasajeros, pero la marca surcoreana también espera transportar carga comercial. Creyendo que puede desarrollar un ecosistema de servicios alrededor de los vehículos voladores, la compañía anunció el año pasado una asociación con Uber, lanzando juntos un modelo presentado en enero en el Consumer Electronics Show en Las Vegas.

Quien ya ha entrado, sin embargo, en la producción intensa fue Embraer. El fabricante de aviones comerciales, con sede en São Paulo, recibió, a principios de junio, un pedido para entregar para 2026 doscientos vehículos eVTOL a Halo, una empresa que presta servicios aéreos en los Estados Unidos y el Reino Unido. Por parte de Embraer, el acuerdo fue cerrado por Eve, una spin-off de la empresa brasileña creada para desarrollar el automóvil volador que quiere convertirse en el líder mundial en la industria de la movilidad aérea urbana. Pero la competencia por el liderazgo en este sector es feroz con cada vez más operadores entrando en el mercado.

British Virgin Atlantic es uno de ellos, que se ha unido a Vertical Aerospace con sede en Bristol para presentar este año la nave espacial VA-X4. Más silencioso que un helicóptero, el avión de 15 metros podrá transportar cuatro pasajeros y un piloto a 160 km/hora hacia y desde lugares previamente determinados, como, por ejemplo, desde la parte superior de un edificio en Cambridge hasta el aeropuerto de Heathrow en Londres. A lo largo de este año, Vertical Aerospace está realizando pruebas de vuelo, habiendo establecido ya asociaciones con American Airlines y la compañía de arrendamiento de aeronaves, Avolon, con la que planea inaugurar el servicio.

El Volocopter alemán, por su parte, sorprendió a todos cuando, a finales de junio, realizó el primer vuelo de su taxi aéreo en el aeropuerto de Bourget en Francia. El espectáculo de 500 metros en tres minutos fue preparado especialmente para el Paris Air Forum, pero también sirvió para que la startup confirmara su plan de tener el primer servicio operativo listo para los Juegos Olímpicos de París 2024. El avión, con algunas similitudes con un pequeño helicóptero, tiene una capacidad para dos pasajeros, además del maletero, y forma parte de un paquete más amplio de servicios que la compañía quiere comenzar a proporcionar en la región de la capital francesa.

Volocopter ya está muy avanzado en el proceso de certificación con EASA, siendo hasta la fecha el único con la Aprobación de la Organización de Diseño (DOA) de la agencia Europea. Su estrategia es crear un ecosistema con varias soluciones de movilidad integradas en la plataforma digital VoloIQ: VoloCity (conexiones dentro de la ciudad), VoloConnect (conexiones Ciudad-suburbio), VoloDrone (drones de carga) y VoloPorts (sitios de despegue y aterrizaje).

Un autobús para volar sobre Los Ángeles

Entre decenas de otras empresas que se han lanzado de cabeza a esta aventura, también vale la pena mencionar la startup estadounidense Kelekona. Aunque sólo sea por tamaño y ambición. Llamar a su avión un taxi es no tener idea de lo que es capaz de hacer. Este eVTOL, construido en forma de lágrima y con dos asas en la parte posterior, lleva 40 pasajeros o, alternativamente, lleva casi cinco mil kilogramos de carga.

Por lo tanto, lo más apropiado será describirlo como un autobús volador. La empresa garantiza en su página web que el dispositivo está preparado para viajes de hasta 530 kilómetros, pudiendo realizar rutas entre Los anjos y San Francisco en tan solo una hora. Los vehículos son alimentados por grandes baterías eléctricas, que tendrán que ser reemplazadas a la llegada de cada viaje para volver al punto de partida.

Todas estas maravillas de la tecnología, sin embargo, todavía tendrán que someterse a las pruebas estrictas de los reguladores, el cumplimiento de las normas de seguridad, la certificación o las regulaciones locales contra el ruido excesivo. Y ese no es el único tamiz por el que tendrás que pasar. Además de un sistema regulatorio e infraestructura para el aún muy naciente ecosistema eVTOL, los expertos advierten que será necesario crear servicios rotos y competitivos, así como nuevas cadenas de suministro de piezas.

Estos siguen siendo puntos frágiles para las empresas que desarrollan modelos de movilidad aérea. Los fabricantes de vehículos voladores no pueden simplemente viajar a la industria automotriz, ya que en la actualidad no cumplen con los requisitos de calidad requeridos en la ingeniería aeroespacial. Y el alto costo de mantenimiento puede hacer que la rentabilidad de este servicio sea más difícil.

Por lo tanto, las tarifas operativas de eVTOLs pueden ser superiores al precio que los operadores pueden cobrar por pasajero en vuelos cortos. Aviones con cero emisiones de despegue y aterrizajes verticales eléctricos para pasajeros y carga están siendo desarrollados por numerosas startups, fabricantes de aviones o marcas de automóviles, pero todavía hay un camino considerado para correr hasta que puedan lograr rendimientos rentables, advierten los analistas.

Caminar para pilotos autónomos

Esto no es lo que ha impedido a los operadores seguir invirtiendo en este mercado, apostando incluso por grados de automatización cada vez más avanzados, aunque esto sigue siendo una ambición para vuelos más distantes en el tiempo. La Agencia Europea de Seguridad Aérea se centra actualmente en proyectos piloto de vehículos de pasajeros y drones no tripulados para entregas de carga. Los coches voladores totalmente autónomos todavía están, como tales, a pocos años de distancia.

Aunque los primeros eVTOLs están diseñados para ser pilotados, los fabricantes ya están equipando vehículos con inteligencia autónoma, esperando que a medio o largo plazo puedan ser conducidos sin intervención humana. Pero tomará algunos años para que los reguladores y la sociedad en general acepten esta tecnología. Tampoco la necesidad de minimizar la necesidad de que la infraestructura eléctrica se someta a numerosas mejoras para permitir que los vehículos voladores aterricen y aterricen en cualquier techo en cualquier momento. A pesar de las dificultades, una cosa ya parece cierta: en un futuro más o menos lejano, volaremos a la oficina, dejando a los niños en la escuela en el camino.

Facebook Commentarios
Advertisement

Opinión

Fanpage PYSN

Advertisement

Noticias Curiosas (•ө•)

Actualidad

Tendencias