Es una de las enfermedades respiratorias más comunes. Es crónica y debilitante, condiciona la calidad de vida y las más recientes estimaciones hablan de tres millones de muertes en el año 2020, en todo el mundo.

La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) comienza por ser soportable, pero a medida que evoluciona previene y frena las actividades habituales del día a día. Al final, se convierte en absolutamente incapacitante.

Pulmones enfermos

Los pulmones están enfermos por dos razones. “En primer lugar a los bronquios, los tubos que conducen el aire, se hacen más estrechos, lo que dificulta la caducidad en el inicio y la expiración y la inspiración en fin. Paralelamente, se produce la rotura de las paredes celulares de la disminución de la eficacia de los intercambios de gases y aumentando la sensación de falta de aire”, explica a la NM José Alves, presidente de la Fundación Española del Pulmón.

Pulmones enfermos y todo el organismo se siente en la piel que algo no va bien. La EPOC significa una deficiente oxigenación de la sangre. O sea, la oxigenación adecuada de los órganos, como el cerebro, el corazón, el hígado y los riñones, no se garantiza con todas las consecuencias inherentes a dicha situación.

Síntomas de enfermedad de pulmones

Los síntomas de la enfermedad sólo se producen cuando más del 80% de la función pulmonar ya se ha perdido.

Cigarrillo y pulmones nunca estuvieron de acuerdo y la principal causa de la EPOC es el hábito de fumar. El tabaco tiene un 90% de las responsabilidades de esta enfermedad. Pero hay más culpables.

Asma grave, la contaminación con humo de chimeneas y estufas de leña y la contaminación atmosférica son otras causas de la enfermedad. “La principal manifestación es la falta de aire. En primer lugar, leve; después, progresivamente incapacitante y mortal”, advierte José Alves.

Los pulmones dan de sí cuando no están bien. Tos, expetoração, disnea o falta de aire, cansancio que aumenta con la actividad física, respiración sibilante o chiadeira en el pecho son los síntomas relacionados con la EPOC.

Son síntomas crónicos y progresivos y que normalmente aparecen acompañados de ansiedad y depresión. Y hay más hombres que mujeres con EPOC porque ellos fuman más y durante más tiempo.

El Noventa por ciento de los fumadores tienen una probabilidad de desarrollar EPOC.

La EPOC suele aparecer después de los 50 años o de 20 a 25 años después del inicio de tabaquismo. Dejar de fumar y un diagnóstico precoz son pasos decisivos para evitar la progresión de esta enfermedad que no tiene cura y que puede conducir a la muerte. “Se sigue el tratamiento médico, con broncodilatadores inhalados, medicamentos que ensanchan los bronquios.

En cualquier momento, y lo más temprano posible, se recomienda la rehabilitación respiratoria. Finalmente, en las situaciones más graves es necesaria la ventilación no invasiva y la suplementación de oxígeno”, explica el presidente de la Fundación Española del Pulmón.

La espirometría, que detecta cambios en la función respiratoria y pulmonar que indican si la persona vendrá a desarrollar EPOC, es un examen importante. “La EPOC se caracteriza por la pérdida irreversible de la función respiratoria. Cuanto más temprano se realice el diagnóstico, menor es la pérdida.

Esperar a los 40 años para hacer la espirometría que dará el caso de que el diagnóstico es el que ha sido habitual, sino hacerla más temprano permite una menor morbilidad (reducción del número de personas con esta enfermedad), menos quejas, y mayor esperanza de vida”, refiere José Alves.

Todos los fumadores deben, por tanto, hacer una espirometría lo más pronto posible. “Las personas son pacientes aún antes de tener síntomas. Por eso, cuanto más pronto se chequeen los cambios pulmonares, mayor es la posibilidad que tenemos de informar a las personas, llevarlas a dejar de fumar y a ocuparse de la salud”, añade el responsable.

Facebook Commentarios