Connect with us
elementos de los signos elementos de los signos

Vida y Estilos

Los elementos de los signos: Significado del fuego, tierra, aire y agua

Published

on

¡Clickear Stars!
(Votos: Promedio: )

Conocer el significado de cada uno y también entender cuáles son los elementos complementarios.

¿Conoces la relación entre los elementos de los signos astrológicos? Los 12 signos astrológicos se dividen en Cuatro Elementos: Fuego, Tierra, aire y agua. En una forma muy simplificada, podemos decir que la naturaleza de cada uno de los elementos astrológicos son los siguientes:

elementos de los signos

Signos de Fuego

  • Los signos del fuego son Aries, Leo y Sagitario;
  • Naturaleza del fuego: entusiasmo;
  • Características del elemento fuego: creatividad y autoestima.

Signos de Tierra

  • Los signos de tierra son Tauro, Virgo y Capricornio;
  • Naturaleza de la tierra: practicidad;
  • Características del elemento tierra: capacidad de realizar y hacer frente a la realidad

Signos de Aire

  • Los signos de aire son Géminis, Libra y Acuario;
  • Naturaleza del aire: pensamiento;
  • Características del elemento Ar: sociabilidad y claridad mental.

Señales de Agua

  • Los signos de agua son Cáncer, Escorpio y Piscis;
  • Naturaleza del agua: emoción;
  • Características del elemento agua: conexión con las propias emociones y con las de los demás.

Cada elemento es responsable de nuestras funciones internas y algunos pueden ser más desarrollados y visibles que otros.

¿QUÉ SON LOS ELEMENTOS COMPLEMENTARIOS?

A partir de la secuencia anterior, se forman pares en la rueda zodiacal, que siempre conectarán un signo de fuego con un signo de Aire y un signo de Tierra con un signo de agua. Es lo que se llama «elementos complementarios».

Se puede decir, por lo tanto, que el ardor y el idealismo del Fuego son compatibles con la sociabilidad y la curiosidad del aire, mientras que la búsqueda de la seguridad material de la Tierra es armoniosa con la necesidad de la seguridad emocional del agua.

Es importante entender que la verdadera oposición entre los signos y sus elementos ocurre entre el fuego (intuición) y la Tierra (sensación) y entre el Aire (razón) y el agua (emoción). Al explicar las funciones, comprenderá por qué.

COMPRENDER LA DINÁMICA ENTRE EL FUEGO Y LA TIERRA

El fuego tiene básicamente una visión idealista y colorida de la vida. Cada persona que cree en los ideales puede tener este elemento en el centro de atención, lo que también genera un fuerte potencial creativo.

La Tierra, a su vez, responde a las preguntas materiales. Las personas que tienen este elemento destacado pronto entienden cómo funcionan las cosas y buscan adaptarse a ellos. Hay un realismo, opuesto al idealismo del Fuego.

El fuego tiene audacia y cree en saltos y milagros. La Tierra cree en las leyes de las probabilidades.

Una persona puede tener estos dos elementos muy fuertes. Puede ser altamente idealista (Fuego) y constructor (Tierra). Puede ser práctico en cosas materiales (como encajar en el mercado laboral, cuidar la salud), y también audaz y creativo.

Sin embargo, la mayoría de las veces, uno predomina sobre el otro. Es decir, es más común tener personas muy idealistas, pero sin practicidad, y personas con practicidad, pero con sueños e ideales que se desvanecen bajo el peso del pragmatismo excesivo.

Encontrar un equilibrio entre los dos elementos es un desafío. El fuego es impulsado por ideales, y la Tierra por evidencia.

EXCESO DE FUEGO Y TIERRA

Fuego cree en príncipes/princesas encantados, ranas y héroes. Esto a veces puede ser excesivo.

Pero la Tierra, en su exceso, también puede ser conformista y aceptar lo que viene y lo que tiene. «Mi pareja es muy promedio, pero eso es lo que tengo, incluso si ni siquiera estoy enamorado de él / ella», puede ser una charla de aquellos que están viviendo la Tierra en exceso.

Ya una charla de exceso de fuego puede caer en el contrario: «No me gusta nada que tiene por ahí», ya sea en relación con el trabajo, el amor y las amistades.

ENTRE LA DINÁMICA ENTRE EL AIRE Y EL AGUA

Al igual que el Fuego y la Tierra, el aire y el agua también son elementos diferentes. El aire de la mente, de ser estimulado intelectualmente y de intercambiar con otras personas.

Viaja por el terreno de la razón y de los conceptos: «esto es lo correcto, así es como deben ser las cosas». La cabeza es la guía de aire, un elemento que también necesita estimulación y espacio.

El aire es nuestra porción vinculada a la vida social, amigos, conocidos, redes sociales, noticias, libros, etc. El agua es nuestro lado íntimo. Familia, hogar, gente cercana, comodidad.

El agua también es nuestra emoción, algo así como «No se si está bien o mal, pero es lo que siento».

El aire actúa el cabello que piensa, el agua, el cabello que siente. El aire se vuelve más cómodo en la mente, el agua, en las emociones. El aire se desbloquea más fácilmente, el agua no.

El aire dice: «a pesar de mi sentimiento, me separaré de ti porque mi cabeza dice que sea así.» Ya el agua dice: «Aunque mi pensamiento apunta a factores contrarios a estar juntos, mi sentimiento no me deja separarme de ti».

Otra diferencia es la impersonalidad. El Aire tiene que ser más objetivo: «Me gusta esta persona, pero sé que es de tal manera, con tales defectos y tales cualidades».

También lleva las cosas menos al lado personal, ya que trata con modelos generales. Es parte del aire amar para acumular conocimiento.

EXCESO DE AGUA Y AIRE

El agua, en su exceso, niega evidencia. «No, hija mía no es esto o lo que todos están diciendo acerca de él / ella, él / ella es maravilloso. «Cuando está en distorsión, el agua se cosecha y / o se esclaviza por las emociones.

Pero el aire en su exceso también corta el flujo emocional y el compañerismo, incluso en relación con uno mismo. Todo es lo racional, todo es la cabeza.

En este proceso se pueden negar sentimientos y necesidades importantes. La dificultad de conexión puede ser algo conectado al aire.

Es bueno para unirse en la superficie, pero tiene más dificultad con los lazos profundos, para demostrar y vivir emociones que a veces pueden ser arduas, y para lidiar con la vulnerabilidad – territorio, a su vez, donde el agua está completamente a gusto.

De esta manera, como con la Tierra y el fuego, es esencial encontrar el equilibrio entre el aire y el agua. Es decir, entre pensamientos, juicios, ideales, impersonalidad y espacio (aire) y sentimientos, impresiones, sensaciones, necesidades y cercanía (agua). No siempre integrar la razón (aire) y la emoción (agua) es simple.

Por ejemplo, los padres que apoyan a su hijo para hacer un intercambio, permaneciendo en la Esfera del Aire, que está guiada por elementos racionales. Pero dentro, sentirán mucho cuando el niño pase tiempo afuera, siendo esta la esfera de lo emocional, del agua.

Sin embargo, posiblemente serán mejores padres, e incluso mejores seres humanos, si son capaces de tener esta alternancia y usar ambos elementos.

Los padres muy racionales parecen fríos, desapegados y pueden ser pocos sensibles a los sentimientos y necesidades. Pero los padres muy emocionales pueden ser sofocantes y parciales. Para esto debemos aprender a hacer de la gran alquimia dos cuatro elementos dentro de nosotros mismos.

Facebook Commentarios
Advertisement

Opinión

Fanpage PYSN

Advertisement

Noticias Curiosas (•ө•)

Actualidad

Tendencias