Jessie Christiansen, científico de la agencia espacial estadounidense (NASA), publicó recientemente una animación en la que pone de manifiesto que el auge de la era de los dinosaurios ocurrió al otro lado de la Vía Láctea.

dinosaurios

La científica logró llegar a la secuencia rastreando el movimiento del Sistema Solar a través de la Vía Láctea, detalla el alerta científica, subrayando que, cuando los dinosaurios dominaron la Tierra, nuestro planeta estaba en una parte muy diferente de la Vía Láctea.

El video publicado ahora muestra que la última vez que el Sistema Solar estaba en su punto actual de la galaxia, los dinosaurios del período Triásico apenas comenzaban a aparecer.

La científica reveló que tardó unas cuatro horas en hacer el video usando animaciones programadas en Power Point. Sin embargo, en declaraciones al Business Insider, Christiansen subrayó que el movimiento galático es más complicado de lo que parece en el vídeo.

“La animación hace que parezca que volvemos al mismo lugar. Pero, en realidad, toda la galaxia avanzó mucho”, comenzó explicando.

“Es más como si estuviéramos estornudando por el espacio. A medida que toda la galaxia se mueve, giramos alrededor del centro – y esa espiral se crea”, sostuvo.

Según explicó Christiansen, durante la rotación del Sistema Solar, la Tierra nunca vuelve a un punto fijo en la galaxia, porque las otras estrellas y sistemas planetarios también están en movimientos constantes, con diferentes velocidades y órbitas. Además, notó que la propia Vía Láctea también se mueve por la espina.

Cuando se trata de la Tierra, diferentes formas de vida pueden habitar el planeta gracias a su trayectoria galáctica. Según la científica, incluso cuando el Sistema Solar viaja por la Vía Láctea, no se acerca a su centro, donde ciertamente no podría sobrevivir debido a la radiación. “Nuestro sistema Solar no viaja al centro de la galaxia y luego vuelve de nuevo. Siempre estamos a la misma distancia”, concluyó.

Facebook Commentarios
Seguro te interesa  Se puede detectar Alzheimer hasta 16 años antes de los primeros síntomas, dice estudio