Según Oxfam, a lo largo de 2018 la riqueza de los más ricos aumentó un 12%, pero la de los más pobres cayó un 11%, ampliando la brecha entre ricos y pobres.

los más ricos del mundo

La brecha entre los más ricos y los más pobres aumenta cada vez más. En 2018, los 26 Más ricos del mundo tenían en su poder tantos recursos como los 3 800 millones de personas que forman parte de la mitad más pobre de la población mundial.

Las conclusiones están en un informe de Oxfam, Public Good or Private Wealth, que marca el inicio del Foro Económico Mundial de Davos. Y la falta de distribución justa es sólo la punta del iceberg de la desigualdad.

El número de ricos que acumulan tanta riqueza como la mitad más pobre de la población mundial ha descendido – de 43 en 2017 a 26 en 2018, confirmando la tendencia a la baja observada en 2016, cuando eran 61 –, pero, a pesar de ello, y como subraya Oxfam, la brecha entre los más pobres y los más ricos está aumentando.

los más ricos del mundo

Según esa asociación, la riqueza de los más ricos aumentó un 12%, pero la de los más pobres cayó un 11%.

El informe proporciona más datos – en particular, que entre 2017 y 2018 hubo un nuevo multimillonario por día, o 1% de la fortuna de 112 mil millones de dólares de Jeff Bezos, dueño de Amazon, que es, actualmente, el hombre más rico del mundo, equivale a cerca del total del presupuesto para la Salud de Etiopía, que tiene una población de 105 millones de personas.

Y también que en 2018 la riqueza de 2.200 millonarios de todo el mundo aumentó 900 mil millones. A fin de cuentas, la fortuna de este grupo restringido ha aumentado en unos 2.500 millones de dólares al día.

“La gran reducción del número de personas que viven en la pobreza extrema es uno de los mayores logros del último cuarto de siglo, pero el aumento de la desigualdad está poniendo en peligro el progreso futuro”, dijo el director de campañas de Oxfam, Matthew Spencer, a The Guardian. “La forma en que nuestras economías están organizadas significa que la riqueza se concentra cada vez más injustamente en manos de algunos privilegiados, mientras que varios millones de personas apenas pueden sobrevivir.

Las mujeres están muriendo por falta de cuidado y los niños se les niega la educación que podría sacarles del camino de la pobreza.”

“No tiene que ser así. Hay suficiente riqueza en el mundo para dar a todos una oportunidad justa en la vida. Los gobiernos deben actuar para garantizar que los impuestos sobre la riqueza y los negocios se utilicen para financiar servicios públicos gratuitos y de buena calidad que puedan salvar y transformar la vida de las personas.”

Otra de las conclusiones del informe es que los gobiernos tienden a fracasar en la redistribución de la riqueza y aumentan aún más la desigualdad por falta de inversión en Servicios públicos de calidad.

En todo el mundo, cada día hay 10.000 muertes por falta de atención sanitaria y 262 millones de niños no van a la escuela porque los padres no pueden cubrir los costos. Esta situación podría revertirse si el 1% de los más ricos pagara un impuesto adicional del 0,5% sobre su patrimonio.

“En muchos países, una educación decente y una atención médica de calidad se han convertido en un lujo que sólo los más ricos pueden pagar”, se lee en el comunicado de Oxfam. Por lo tanto, sugiere Oxfam, los gobiernos deben ajustar los impuestos y gravar más a los más ricos.

Los bajos impuestos sobre la riqueza tienden a beneficiar más a los hombres que a las mujeres, ya que son ellos los que controlan el 86% de las empresas. Por lo que se refiere a las diferencias de género, también son las niñas y las mujeres las primeras en sentir en la piel los efectos de la degradación de los servicios públicos.

Ellas son las primeras en dejar la escuela cuando no hay dinero para estudiar, y son las mujeres las que acumulan más horas de trabajo no remunerado para cuidar a familiares enfermos cuando los sistemas sanitarios fallan.

Facebook Commentarios