Que tomar té es bueno y promueve muchos beneficios para la salud, todo el mundo sabe. Lo que muchos no saben es que cada tipo de té tiene una finalidad y no todos sirven para todo el mundo. El té negro es uno de ellos.

A pesar de tener varios beneficios, el té negro debe ser evitado por personas que tienen la presión alta, por ejemplo. Así como el té verde, el té negro posee muchas sustancias estimulantes que en lugar de ayudar, puede alterar la salud de las personas hipertensas o que sufren de estreñimiento.

Por eso, vamos a entender mejor lo que es el té negro, cuáles son sus beneficios, daños y para quienes él no es el indicado.

1. ¿Qué es el té negro?

El té negro es un tipo de té que se extrae de la planta Camellia sinensis, la misma de donde se extraen los otros tres tipos de té: verde, blanco y oolong (té chino tradicional). La diferencia entre ellos está en la forma como se procesan pues, diferente del té verde y del blanco, el té negro pasa por un proceso de fermentación, lo que lo convierte en el más oscuro que los demás.

De ahí el origen del nombre de té negro, aunque también es conocido como té rojo en China. El procesamiento del té negro puede producirse de dos formas: por el método CTC (Crush, Telar, Curl) que significa “el Aplastamiento, rasgón y la bobina” o por el método manual. El método CTC es utilizado para procesar las hojas de calidad media a baja y es realizado por máquinas.

Ahora, el proceso manual es utilizado en el procesamiento de hojas de mejor calidad, las cuales son buscadas por los amantes y expertos. En este método las hojas pasan por un período mayor de oxidación, para después ser enrolladas y secas en bandejas calientes.

De entre los diversos tipos de té negro, los más conocidos son: Darjeeling, Assam, Nilgiri y Ceilán (de la india) y el Keemun (chino).

2. Beneficios

Los tés que se extraen de la Camellia sinensis son ricos en antioxidantes, cafeína, vitaminas y minerales como el calcio, potasio y fósforo, entre otros. Estas propiedades ayudan en la lucha contra los radicales libres, previenen el envejecimiento prematuro, ayuda a adelgazar, en la reducción de las tasas de colesterol malo y en el control de la diabetes tipo 2.

El té negro es el que tiene menos antioxidantes en comparación a los otros tipos, sin embargo, como él posee mayor cantidad de cafeína, él es el que tiene mayor efecto en la pérdida de peso, según los nutricionistas. Así como los otros tés extraídos de la misma planta que el té negro también tiene propiedades anti-inflamatorias y, si se consume con moderación, ayuda a regular la presión arterial, previniendo problemas cardiovasculares.

En resumen podemos destacar como los beneficios del té negro: Ayuda a mantener el cerebro siempre alerta y estimula el sistema nervioso central Protege a las células del organismo debido a la acción antioxidante Facilita la digestión Ayuda a hidratar el organismo Disminuye el apetito, ya que da la sensación de comodidad en el estómago Acelera el metabolismo

3. Perjuicios del té negro

A pesar de poseer muchas propiedades beneficiosas para el organismo, si se consume en exceso, el té negro puede alterar la salud en lugar de ayudar. Esto es así porque los daños causados por el té negro están relacionados con los efectos secundarios que se hace en el organismo, como por ejemplo:

3.1. Efecto astringente El té negro también está compuesto por los taninos que tienen este efecto astringente, o sea, se puede secar y se deshidrata el intestino, causando estreñimiento y dificulta la absorción de nutrientes. Además, esta disfunción afecta la absorción del hierro por el organismo pudiendo llevar a la persona a la anemia.

3.2. Efecto excitante La cafeína junto con otros alcaloides contenidos en el té negro puede afectar negativamente el sistema nervioso, debido a los efectos estimulantes de estos componentes. Por eso, el consumo excesivo de té negro puede causar síntomas como dolor de cabeza nerviosismo irritabilidad cambios en el ritmo cardiaco temblores ardor en el estómago náuseas zumbidos en los oídos convulsiones confusión mental dependencia psicológica

3.3. Efecto desmineralizante Debido al efecto diurético, el consumo excesivo de té negro puede causar la pérdida de una gran cantidad de electrolitos, lo que por consecuencia causa otros problemas como calambres, por ejemplo.

Por eso, se recomienda el consumo máximo de 2 a 3 tazas de té negro al día. Más que esto puede acarrear los trastornos señalados anteriormente.

4. Quién debe evitar beber té negro Por los motivos expuestos, el consumo de té negro no está indicado para: Personas con problemas de presión arterial (hipertensión)

Las mujeres embarazadas o en período de lactancia, ya que sus efectos pueden estimular demasiado el organismo y afectar la salud del bebé Personas con anemia Personas con problemas gastrointestinales y estreñimiento Salvo estos casos, el consumo de té negro es recomendado para cualquier persona, siempre y cuando respetando la dosis de no más de 3 tazas por día.

Si está en duda, consulte a un médico o nutricionista para saber si hay alguna restricción en el consumo de este té. Estando liberado, es sólo cosechar los beneficios!

Facebook Commentarios