El no uso de preservativos en las relaciones sexuales ha demostrado una epidemia de sífilis. Para evitar que la sífilis afecte al bebé, lo indicado es que las mujeres embarazadas realicen un prenatal adecuado, que incluye tres pruebas para sífilis: uno al principio de la gestación, en el tercer trimestre y otro justo antes del parto. Parejas de embarazadas y mujeres que están intentando quedar embarazadas también deben realizarse el examen — orienta María Elisa Noriler, ginecólogo y obstetra.

La sífilis es una enfermedad infecciosa causada por la bacteria Treponema pallidum, que se puede transmitir en cualquier relación sexual sin protección. Se clasifica en cuatro etapas, de acuerdo con el tiempo de infección: primaria, secundaria, latente y terciaria. La forma congénita puede traer graves problemas a los niños, principalmente cuando no diagnosticadas durante el embarazo o poco después del nacimiento.

Los peligros de la sífilis congénita para el bebé son enormes. Desde los cambios que se pueden presentar más precozmente, como nacimiento prematuro, bajo peso al nacer, lesiones en la piel y problemas respiratorios, hasta riesgos en forma más tardía, como los cambios de cara y óseas, sordera neurológico, déficit cognitivo, entre otros — alerta Guillermo Sargentelli, pediatra del Grupo Prontobaby.

El tratamiento es simple y de corta duración

Tanto la sífilis adquirida cuando la congénita tienen cura. El tratamiento es rápido, hecho con penicilina inyectable.

Las dosis y duración del tratamiento varían de acuerdo con el riesgo de infección del bebé, siendo que el tratamiento más largo dura hasta 14 días — dice Helio Magarinos Torres Filho, director médico del richet dividía el estudio de la Medicina y el Diagnóstico y miembro de la Sociedad Brasileña de Patología Clínica.

 

 

 

Facebook Commentarios