Es crónica, no contagiosa, que no tiene cura, pero tiene tratamiento. Codos, rodillas, cuero cabelludo, las uñas y la espalda son las zonas más afectadas. Es el Día Mundial de la Psoriasis.

Puede manifestarse en cualquier persona y a cualquier edad. Sin embargo, la mayoría de los casos se produce entre los 15 y los 30 años y entre los 50 y los 60. Las áreas más afectadas son los codos, las rodillas, el cuero cabelludo, las uñas y la región lumbar.

Alcanza hombres y mujeres con la misma incidencia. La psoriasis es una enfermedad de la piel crónica, no contagiosa, sin cura y de naturaleza autoinmune, o sea, surge cuando el sistema inmunitario emite señales atípicos que aceleran el ciclo de crecimiento de las células de la piel.

Hay varios tipos de psoriasis. “Típicamente surgen placas rojas y con relieve, cubiertas por escamas blanco-plateadas, que corresponden a células de la piel muertas. Estas lesiones pueden acompañarse de síntomas como picazón, ardor y dolor”, se refiere a la NM Sara Patricio, farmacéutica, especialista en dermofarmácia, con formación específica en la psoriasis y la urticaria crónica espontánea.

Esta enfermedad puede afectar a áreas limitadas de la piel como los codos, rodillas, cuero cabelludo, región lumbar y de las uñas o, en casos más graves, llegar a toda la superficie de la piel e incluso conducir a la artritis psoriásica.

Lesiones con la piel más gruesa, roja y descamativa, el dolor y la picazón, son algunos de los síntomas.

Los codos, las rodillas y el cuero cabelludo son los principales lugares afectados por la psoriasis por ser áreas muy susceptibles a la fricción. Sin embargo, pueden surgir lesiones en otros locales resultantes de traumas cutáneos como cortes, picaduras de insectos, tatuajes y quemaduras.

La causa exacta de la psoriasis es desconocida, pero se sabe que, además de la herencia, hay factores inmunitarios y ambientales que desencadenan infecciones bacterianas. El estrés, algunos medicamentos, la obesidad, los traumas de la piel, las quemaduras solares, el tabaquismo y el consumo de alcohol, ayudan a potenciar esta enfermedad de la piel.

Se estima que la psoriasis afecta a cerca de 125 millones de personas en todo el mundo.

“Estas enfermedades, por ser muy visibles y expuestas tienen un fuerte impacto social, emocional y económico, debido al absentismo laboral, las depresiones, provocando síntomas como la vergüenza, aislamiento, frustración, pérdida de confianza en la persona afectada”, señala Sara Patricio.

Es una enfermedad que tiene consecuencias a varios niveles en la vida de los pacientes. “Por ser una enfermedad con un alto impacto en la calidad de vida de los individuos, afecta tanto en su dimensión funcional y psicológica, como en su dimensión social.” Además, la psoriasis se asocia al desarrollo de enfermedades crónicas como la hipertensión arterial, la hiperlipidemia, la diabetes, la obesidad, la artritis psoriásica, enfermedad intestinal inflamatoria crónica. Y el aislamiento social, la ansiedad y la depresión, como subraya la especialista.

“Por ser poco divulgada, la falta de información agrava el prejuicio y el estigma social, lo que acentúa el impacto psicológico ante los portadores de esta patología”, señala Sara Patricio, farmacéutica.

Como la piel en varios lugares del cuerpo presenta características diferentes, el tratamiento deberá ser también diferenciado. Dependiendo de la gravedad, puede ser hecho con cremas, pomadas, lociones, fototerapia, terapéuticas sistémicas o tratamientos biológicos. “Una dieta equilibrada, la práctica de ejercicio físico regular, cuando se asocian al tratamiento médico, no sólo ayudan en la gestión del estrés y de la ansiedad, pero también tienen un impacto positivo en el control de las comorbilidades como la hipertensión, la obesidad y la depresión”, se refiere a la farmacéutica.

“Una piel para la vida” es una campaña de sensibilización. Mupis, folletos y videos con testimonios están en varias farmacias del país.

El diagnóstico y el seguimiento de las personas con psoriasis, aliado a una terapéutica correcta, son fundamentales para identificar y prevenir el desarrollo de enfermedades crónicas asociadas y evitar la progresión de la enfermedad.

Según Sara Patricio, “las nuevas alternativas terapéuticas permiten tratar la enfermedad de forma eficaz y segura, lo que, en la mayoría de los pacientes, permite la resolución completa o casi completa de las lesiones psoriáticas y la mejora de la calidad de vida y el pronóstico a largo plazo.”

Facebook Commentarios