Connect with us
lipedema lipedema

Salud

Lipedema en las piernas: qué es, causas y síntomas

Published

on

La enfermedad causa un aumento desproporcionado y dolor en las extremidades inferiores, afecta a una de cada diez mujeres y puede confundirse con otras afecciones. Se recomiendan actividades físicas acuáticas.

Las piernas y la cadera muy gruesas en relación con el resto del cuerpo y la presencia de dolor y hematomas en estas áreas pueden ser un signo de una enfermedad llamada lipedema, y no, como se suele encontrar, el resultado de la retención de líquidos, la obesidad o las venas varicosas.

lipedema

En tales casos, es necesario consultar cirujano vascular para llevar a cabo el diagnóstico correcto. Lipedema, después de todo, es una enfermedad vascular crónica y genética desencadenada por eventos hormonales, como pubertad, gestación y menopausia, que causa acumulación excesiva de grasa e hinchazón principalmente en los miembros inferiores, pero algunas veces en los brazos, sin acometer pies y manos.

El problema es bastante frecuente entre las mujeres, pero poco conocido y diagnosticado y muchas veces tratada como obesidad, varices o linfedema, caracterizado por la acumulación del líquido linfático, la linfa, en tejidos del cuerpo. Sin embargo, la enfermedad, cuyo síntoma más llamativo es la falta de proporción del cuerpo, requiere un tratamiento específico.

Como ese es un problema poco conocido, incluso entre la comunidad médica, mujeres con esa condición pasan a convivir con ella sin buscar ayuda, incluso porque entienden ser una característica femenina en su familia. A menudo invierten en medidas tales como dietas y actividades físicas, que pueden tener algún efecto. Sin embargo, uno debe buscar orientación especializada.

Lipedema tiene tratamiento, que involucra cuidados con la alimentación, práctica de ejercicios físicos, especialmente los en el agua, como natación e hidrogimnasia, drenaje linfático y, dependiendo del cuadro, cirugía de liposucción. No hay cura para esta enfermedad, solo control. Sin embargo, si la mujer recibe el diagnóstico y sigue el tratamiento indicado por el médico, puede mejorar mucho su cuadro, evitar que el problema se agrave y tener mejor calidad de vida.

Principales síntomas de lipedema

lipedema

Es importante saber que los síntomas persistirán si no hay tratamiento. Fuera que pueden agravarse, causando limitación de movimientos y dificultades para caminar o, cuando la enfermedad compromete completamente el sistema linfático, resultar en un cuadro de linfedema. Por eso, al notar los síntomas, es necesario consultar a un cirujano vascular, especialista indicado para diagnosticar y prescribir tratamiento para la enfermedad, que requiere abordaje multidisciplinario, involucrando también endocrinólogo, profesional de Educación Física, nutricionista, fisioterapeuta y psicólogo.

  • Acumulación de grasa, hinchazón y falta de proporción, especialmente de las piernas y la cadera, aunque también puede afectar los brazos, en relación con el resto del cuerpo;
  • Dificultad para reducir las medidas de las áreas del cuerpo afectadas. La mujer se adhiere a programas de adelgazamiento, inclusive, pero no nota la disminución del volumen de los miembros afectados por el lipedema;
  • Presencia de hematomas, celulitis y nódulos;
  • Dolores en los lugares donde hay una acumulación desproporcionada de grasa;
  • Dificultad de locomoción en casos más severos.

Factor causante:

  • Genética.

Factor desencadenante:

Variaciones hormonales, como la pubertad, la gestación y la menopausia.
Miembro de la Sociedad Brasileña de Angiología y de Cirugía Vascular (SBACV) y director de la SBACV regional de São Paulo, Alexandre Amato comenta que el lipedema es una enfermedad vascular que comienza por el comprometimiento del sistema linfático, generalmente después de eventos hormonales, causando formación y deposición de grasa de forma desproporcionada. Presidente de la Asociación Brasileña de Lipedema, el cirujano vascular explica que no se trata de una grasa normal, sino de un tipo con mayor facilidad para inflamación, tanto que la mujer con lipedema sufre aún con dolores y hematomas, además de la hinchazón. De acuerdo con Amato, se estima que 11% de las mujeres tengan lipedema, siendo que más de 60% de los casos la paciente encontrará a alguien en la familia que también tiene esa enfermedad. En los demás, el surgimiento del lipedema puede estar asociado a mutaciones genéticas. A pesar de ser un problema muy común y posible de ser tratado, ahorrando el sufrimiento de las pacientes de convivir con los síntomas, muchas veces la enfermedad no es diagnosticada.

– Esta es una enfermedad con síntomas inflamatorios. Sólo que es cíclica. Hay momentos con síntomas y otros momentos en los que no hay tantos. La primera queja de los pacientes es la dificultad para perder peso en las piernas y la presencia de hematomas y celulitis. Informan que retienen líquidos, sienten que las piernas son troncos y que hay lunares debajo de la piel. La característica principal de la enfermedad es la desproporción. La mujer siente como si tuviera dos cuerpos, el de arriba y el de abajo. Existe, por ejemplo, la obesidad ginecoide, que afecta más a los glúteos, pero no trae todos esos síntomas, como el lipedema – detalla el cirujano vascular, agregando que esa es una enfermedad que no aparece de una hora para la otra, pero evoluciona lenta y progresivamente.

La endocrinóloga de la Sociedad Brasileña de Endocrinología y Metabología Regional São Paulo (SBEM-SP) Paula Waki resalta se debe hacer diferenciación entre lipedema, linfedema y obesidad en el diagnóstico, pero que una misma paciente puede sufrir con dos o los tres problemas. Lo importante, para Waki, es considerar todos los marcos posibles para tratar el problema correctamente.

– La distribución de la grasa es bilateral y simétrica en esta enfermedad. Si es uniteral, que ocurre en los casos de linfedema, no será lipedema. La enfermedad afecta mucho a las extremidades inferiores. Aunque afecta las piernas e incluso los brazos, que se hacen más grandes, no hay hinchazón en los pies o las manos. La mujer también presenta nódulos que son dolorosos incluso sin palpar. Llama la atención aún que ellas pueden estar con sobrepeso pero con una distribución muy desigual. Tales pacientes no responden a las medidas para perder peso. Ellas pueden perder grasa normal, pero donde existe el lipedema esos hinchazones y los dolores serán persistentes – explica la endocrinóloga, completando que el lipedema, dado su conocido factor hormonal y asociación a hitos como pubertad, gestación y menopausia, es más prevalente entre mujeres y, en las raras veces en que afecta hombres, hay alguna condición asociada, como problemas en el hígado o hipogonadismo, marcado por la insuficiencia en la producción de testosterona.

Facebook Commentarios
Advertisement

Opinión

Fanpage PYSN

Advertisement

Noticias Curiosas (•ө•)

Actualidad

Tendencias