Connect with us
Linfoma Linfoma

Salud

Linfoma: Cinco cosas para saber sobre el tumor sanguíneo más frecuente

Published

on

El linfoma es una enfermedad maligna, pero puede curarse. El reconocimiento de los síntomas es el primer paso hacia el diagnóstico de la enfermedad y el inicio del tratamiento. Para conmemorar el Día Mundial del Linfoma, el médico Juan Pablo Fernandes-especialista en Hematología Clínica y Oncología Médica de CUF Instituto de Oncología, Hospital CUF descubiertas-compartió con Lifestyle al Minuto un artículo de opinión sobre cinco hechos que debe saber sobre este tumor.

Linfoma

El número de casos de linfoma ha aumentado en las últimas décadas. En Portugal, se diagnostican anualmente 1.700 nuevos casos de linfoma.

No se conocen las causas del linfoma, aunque se sugieren algunos factores de riesgo, como la inmunosupresión causada por medicamentos o enfermedades, la infección por VIH/SIDA y la infección por el virus Epstein-Bar.

Aquí hay cinco cosas que saber sobre el tumor más frecuente de la sangre.:

¿Qué es un linfoma?

El término Linfoma designa un conjunto de enfermedades que proceden de células del sistema inmunitario, los linfocitos, que afectan a todas las edades. Existen varios tipos de linfoma (más de 30), pero se agrupan en dos grandes familias: los linfomas de Hodgkin (alrededor del 15% del total) y los linfomas no Hodgkin (alrededor del 85%).

Los linfomas de Hodgkin en Portugal son unos 300 nuevos casos al año. Los linfomas no Hodgkin, alrededor de 1.700 nuevos casos al año en Portugal, incluyen unos 30 subtipos, pero hay dos subtipos dominantes: linfomas de células B (85% del total, origen de linfocitos B) y células T (15% del total, origen de linfocitos T).

En la mayoría de los linfomas, la causa es desconocida. Sabemos que hay una asociación con infecciones crónicas (la más frecuente es la combinación de linfoma de estómago con infección por la bacteria helicobacter pylori) o con alteraciones congénitas o adquiridas del sistema inmunitario (la más relevante es la infección por el virus VIH).

¿Cómo se presenta un linfoma?

Los linfomas de Hodgkin son enfermedades predominantemente de los ganglios linfáticos y se producen principalmente en pacientes de 20 a 40 años. Afectan con más frecuencia a los ganglios del cuello e intratorácicos (zona llamada” mediastino”), y suelen ser enfermedades de evolución no aguda y pueden durar meses a años hasta el diagnóstico.

Los linfomas no Hodgkin no tienen nada de monótono en su forma de presentación, y afectan a todas las edades y prácticamente todos los órganos del cuerpo humano, desde el cerebro hasta la piel, desde el hueso hasta el pulmón. Pueden tener una instalación aguda y agresiva o un curso crónico (sin necesidad de tratamiento, incluso cuando están diseminadas).

En general, los linfomas no Hodgkin tienen un pronóstico peor que los linfomas de Hodgkin, y los linfomas T son más agresivos y difíciles de tratar que los linfomas B. Dentro de la enorme variedad de linfomas no Hodgkin de células B, hay una nueva división en dos grupos dominantes: el linfoma folicular (alrededor del 30% del total) y el linfoma B difuso de células grandes (alrededor del 40% del total).

¿Qué se necesita para diagnosticar un linfoma?

El diagnóstico siempre pasa por una biopsia de tejido – ganglio, médula ósea, bazo, hígado, piel, cerebro, estómago, etc. – y por la observación al microscopio. A la simple observación se añaden técnicas para la caracterización de las células implicadas, que destacan las técnicas de inmunohistoquímica-coloración mediante la utilización de anticuerpos (una proteína específica que reacciona sólo con el cuerpo extraño contra el que se ha producido) que identifican proteínas presentes en la superficie o en el núcleo de las células. Basándose en esto, el médico anatomopatólogo clasifica como linfoma de Hodgkin o no Hodgkin, células T o folicular, etc.

No basta con Diagnosticar el tipo correcto – es necesario determinar si hay una causa o factor de riesgo identificable, la extensión del organismo (lo que los oncólogos denominan “estadiar” la enfermedad, generalmente utilizando la imagen por TAC o por PET – tomografía de emisión de positrones), si hay alteraciones metabólicas o inmunitarias asociadas, el impacto en el funcionamiento del órgano afectado y del organismo en su conjunto. Todos estos datos llevan a definir un índice de riesgo, es decir, un indicador de pronóstico que permite ajustar el tratamiento a la enfermedad y a la persona enferma. En los linfomas, y en general en todas las enfermedades oncológicas, la edad es un factor crítico y por sí sola determina con firmeza el riesgo de la enfermedad y las posibilidades de tratamiento.

¿Cómo se tratan los linfomas?

El tratamiento de los linfomas es variado, pero es fundamental afirmar que no todos los linfomas necesitan tratamiento inmediato – ¡hay linfomas que no producen síntomas y cuya evolución es tan lenta que sólo se les vigila!

En el linfoma de Hodgkin, la base del tratamiento es la quimioterapia, normalmente durante períodos de 2 a 6 meses, a veces con radioterapia; sólo en situaciones en las que la enfermedad no mejora con el tratamiento convencional se recurre al trasplante de médula ósea u otros tratamientos (en particular, inmunoterapia).

En el linfoma No Hodgkin hay situaciones que tienen tratamiento diferenciado : el linfoma gástrico asociado a helicobacter pylori se trata con antibióticos (con éxito del 80 al 90% de los casos) y algunos linfomas de la piel se tratan únicamente mediante cirugía. Sin embargo, en la mayoría de los casos, la quimioterapia es la base del tratamiento. En los linfomas B, El Gran Avance de los últimos 20 años ha sido la introducción de anticuerpos específicos para los linfocitos B (el más común es el fármaco llamado Rituximab), que pueden utilizarse solos o en combinación con quimioterapia (lo que es más frecuente).

¿Qué podemos esperar después del tratamiento?

Tener un linfoma no es una sentencia de muerte, y los resultados obtenidos hoy son claramente mejores que en el pasado. En el linfoma de Hodgkin, podemos esperar curaciones del 75 al 90% de los casos; en los linfomas no Hodgkin, del 50 al 70% de los casos obtenemos control prolongado o cura de la enfermedad.

Además de la toxicidad aguda de los tratamientos, hay también consecuencias tardías que pueden comprometer o limitar la vida de los pacientes (desde la infertilidad hasta complicaciones cardíacas o endocrinas) y sabemos que los pacientes tratados tienen mayor riesgo de sufrir segundos tumores, de 15 a 30 años después.

Recurrir a un equipo hospitalario multidisciplinario y experimentado, con acceso a los mejores tratamientos, es una condición esencial para su éxito

Facebook Commentarios
Advertisement

Opinión

Fanpage PYSN

Advertisement

Noticias Curiosas (•ө•)

Actualidad

Tendencias