Libertex: Un arma nuclear petrolera y otros instrumentos en las manos de Trump

0
33

Solía decirse que los productores estadounidenses de petróleo de esquisto eran el factor determinante en el mercado global. Ya no es así – el determinante es el presidente Trump.

Los precios de oro negro ahora están en los máximos de tres años y medio, y la situación en el mercado es parcialmente determinada por tres factores introducidos por el actual inquilino de la Casa Blanca, que son, primero, su agenda geopolítica, especialmente en lo que se refiere a Irán, segundo, su política doméstica, dirigida a bajar los precios de gasolina antes de las elecciones parciales, y, tercero, la desatada guerra comercial con China. Además, el presidente tiene acceso al arma nuclear en el ámbito petrolero – la Reserva Estratégica de Petróleo de EE.UU. En comparación con Trump la OPEP es el ejemplo brillante de la predecibilidad.

En primer lugar, la geopolítica de Trump favorece el petróleo caro. A pesar de la decisión de la OPEP+ de aumentar la producción, precios de oro negro, según Libertex, superaron 77 dólares por el barril. La causa principal era la reducción del volumen de suministros de Libia y Venezuela, dos países que se encuentran en un estado agónico. Además, Trump echó más leña al fuego. Su administración amenaza con introducir sanciones en contra de todos los aliados de EE.UU. que se atrevan a importar el petróleo iraní después del próximo 4 de noviembre. Si se cortan todas las importaciones, se eliminará alrededor de un millón de barriles diarios del mercado global. Si la Casa Blanca sigue presionando, los aliados europeos de EE.UU. empezarán a cortarlas ya en septiembre próximo (dos meses se necesitan para el suministro después de la compra).

Al mismo tiempo, las medidas contra Irán obstaculizan la política doméstica del presidente estadounidense. Precios altos de petróleo crudo significan precios altos de gasolina en EE.UU., que cuesta ya unos tres dólares por galón. Es muy peligroso políticamente, porque empieza la temporada de vacaciones (y de conducción a largas distancias), y los más afectados serán los chóferes de ingresos bajos que forman parte del posible electorado de los republicanos en las elecciones parciales. A pesar de que varios estados republicanos producen petróleo y se benefician de los precios altos, Donald Trump se ve preocupado – el 1 de julio él ordenó a la OPEP que deje de manipular el mercado, amenazando a varios aliados de EE.UU. con quitar el paraguas militar de EE.UU.

La situación se hace más complicada en vísperas de la guerra comercial sino-estadounidense. China prometió gravar las importaciones petroleras de EE.UU. si la retribución china es retribuida por EE.UU. Además, este país asiático puede comprar petróleo en Irán sin mirar a las sanciones yanquis, lo que sólo hará más tensas las relaciones entre Beijing y Washington.

Estos factores, tanto favorables, como negativos para los precios de oro negro, pueden contrarrestarse. En este caso, la dinámica de petróleo será determinada por las leyes fundamentales de la economía – oferta, demanda, temporada, etc. Sin embargo, Donald Trump puede utilizar su arma nuclear, poniendo hasta 30 millones de barriles, que ahora están en la reserva estratégica, en el mercado. Precios bajarán, pero empezará otra guerra comercial – esta vez con la OPEP y Rusia.

Preparado por Iván Marchena, experto analítico de Libertex

Libertex es una de las plataformas más modernas e innovadoras en el mundo del trading

Para ver más señales les invitamos a suscribirse a nuestro Periscope: https://www.periscope.tv/libertexesp/

Atención: Rentabilidad en el pasado no significa la rentabilidad en el futuro. Cualquier pronóstico tiene solo un carácter informativo, y no es una garantía.

 

Facebook Commentarios