Legítimo paro agrario

0
119

Históricamente, el Perú es un país potencialmente agrícola y este sector productivo fue la principal actividad desde épocas milenarias, entendido así por los administradores del Tahuantinsuyo y comprendido también por los europeos en la época de la conquista.

Toda administración de gobierno recurre a potencializar las máximas expresiones económicas de todo el aparato productivo y es más que evidente que la agricultura en el Perú debió ser potencializada hace muchísimas décadas, tal cual lo hizo Chile, maximizando su máxima producción minera, que es su principal fuente productiva; o como lo hizo Argentina, potenciando a su máxima expresión que es su industria agrícola y de crianza, fortaleciendo la producción ganadera y derivados, convirtiéndose en la principal fuente exportadora de granos a Europa.

Así como estos casos, podríamos citar muchísimos ejemplos. Sin embargo, la miopía y la ceguera política de los gobiernos de turno, hizo que no tengan la noción básica de lo que significa generar un verdadero plan agrario nacional, proyectado treinta o cincuenta años hacia el futuro.

El abandono que sufre nuestro sector agrario es imperdonable; se viene desarrollando bajo mecanismos muchas veces ancestrales y dentro de operaciones comerciales primarias o básicas, ante la indiferencia de las voluntades de las decenas de ministros de agricultura que seguramente se sentaron cuando les tocó liderar la cartera, y solo pensaron en hacer grandes negocios para las compras de papa, granos u otros a los países vecinos, donde la corrupción de las grandes comisiones por compras nunca fue observada por las famosas “luchas contra la corrupción”.

¡Qué ironía! Comprando arroz a los países vecinos, tubérculos a Colombia, carne a Brasil, cuando en realidad el Perú tiene eso y más. ¡Qué ironía que un ministro de agricultura quede en la memoria de una nación por celebrar el día nacional de la papa!

Legítimo paro agrario y mi solidaridad con nuestros compatriotas que viven de esa actividad que los ha ennoblecido, generación tras generación. Insólito el pronunciamiento del presidente de la República, quedándose solo en el discurso admitiendo que el sector agrícola en el país se encuentra en abandono. ¡Claro, qué más puede decir!

Pero ¿Qué debieron hacer los diversos gobiernos por el sector agrícola? Hay situaciones básicas que desde hace más de cincuenta años se deben atender, como la planificación agropecuaria, la tecnificación de riego, los beneficios tributarios para la inversión agrícola, normas sanitarias y en general todo aquello que signifique el verdadero fomento para la agricultura nacional.

Finalmente, esperemos que alguien, en algún momento, tenga la conducción, sagacidad y liderazgo para atender este abandonado sector productivo, pues así lo exige la historia de este país agrícola. Hasta la próxima semana.

Facebook Commentarios