El mazo es uno de los medicamentos naturales más utilizados por sus propiedades altamente beneficiosas. Este alimento se considera antioxidante, anticanceroso, antibiótico y antifúngico.

ajo

Basándose en las conclusiones de varios estudios, el sitio del Deporte y Vida del periódico español las destacó las principales propiedades que hacen del ajo un auténtico remedio natural:

Evita la gripe y el resfriado. Un estudio de 12 semanas concluyó que el consumo diario de ajo reduce el número de resfriados en un 63% en comparación con la ingestión de una sustancia placebo. Además de estar menos propenso a sufrir un “simple” resfriado, los que comen ajo a menudo se recuperan más rápido de otros posibles problemas de salud.

Lea también: Seis cambios que ocurren en el cuerpo cuando bebe té verde diariamente

Baja la presión. Los suplementos de ajo tienen un impacto significativo en la reducción de la presión arterial de las personas hipertensas.

Reduce los niveles de colesterol. El ajo contiene alicina, el principio activo del olor fuerte que contribuye al buen funcionamiento del sistema cardiovascular. La Fundación Española del Corazón recomienda el consumo de ajo para reducir el colesterol malo (LDL), pero también por su poder depurador, antiséptico y antibacteriano.

Previene la enfermedad de Alzheimer y la demencia. La oxidación provocada por los radicales libres contribuye al proceso de envejecimiento. El ajo contiene antioxidantes que ayudan a proteger el cuerpo de estos daños e incluso pueden ayudar a prevenir enfermedades cerebrales como la enfermedad de Alzheimer y la demencia.

Contribuye al mejor rendimiento físico. En la antigua Grecia, los atletas comían ajo para mejorar sus ingresos. Recientemente, un estudio reveló que las personas con enfermedades cardiovasculares que consumieron aceite de ajo durante seis semanas mostraron una reducción máxima en la frecuencia cardíaca del 12% y mejoraron significativamente el rendimiento durante el ejercicio.

Facebook Commentarios
Seguro te interesa  Cinco actitudes que nunca debe tener con los hijos de otros