Los Investigadores pudieron enseñar a las ratas a conducir autos a cambio de cereales y concluyeron que los resultados muestran que conducir reduce los niveles de estrés de los animales.

ratas

Los minibuses constaban de una cabina en la que tres barras de alambres metálicos permitían elegir entre tres direcciones: derecha, izquierda y adelante.

Cuando el ratón tocaba una de las barras, el vehículo se movía en la dirección seleccionada.

Los autores del estudio, publicado en la revista Behavioral Brain Research, afirman haber observado que las ratas podrían realmente aprender a conducir, pero también que crecieron en un “entorno enriquecido” (un espacio más natural, grande y complejo) podían dirigir mejor que los otros cobayas que crecieron en jaulas.

“Fue una locura ver lo mejores que eran”, dijo la coautora e investigadora de la Universidad de Richmond, Kelly Lambert.

Además, el análisis de los excrementos de las ratas ha puesto de manifiesto que, en todos los “conductores”, el nivel de la hormona que neutraliza el estrés era mayor, algo que los investigadores creen que puede estar relacionado con la satisfacción de haber aprendido una nueva habilidad o competencia.

Enfermedades mentales sin cura

Kelly Lambert y sus colegas creen que el descubrimiento puede abrir el camino a nuevos tratamientos de conducta en psiquiatría, para los humanos.

“No hay cura para la esquizofrenia o la depresión”, subrayó.

“Estamos atrasados, tenemos que tener en cuenta diferentes modelos animales, diferentes tareas y admitir que el comportamiento puede cambiar nuestro estado neuroquímico”, sostuvo la investigadora.

 

Facebook Commentarios
Seguro te interesa  Científicos resucitaron cerebros de cerdos muertos