¿Bebió o comió demasiado? Ya habrás oído hablar de detox. Hoy en día, hay una abundancia de productos y servicios que prometen eliminar sustancias tóxicas de nuestro cuerpo, desde masajes y vitaminas hasta tés de hierbas y dietas de ayuno.

detox

¿Pero hay pruebas científicas de que esos métodos funcionan?

La palabra desintoxicación se usa de dos maneras muy diferentes. Una de ellas se refiere a los programas de desintoxicación médica que ayudan a las personas con problemas serios de alcohol o drogas a limpiarse.

La otra es la desintoxicación “hecha en casa” y que libraría nuestro cuerpo de toxinas nocivas, como sustancias naturales tóxicas y productos sintéticos químicos.
Toxinas corporales

El hecho es que, al cortar el consumo de alcohol, las toxinas acaban siendo eliminadas de nuestro cuerpo. Pero eso pasa todos los días, no sólo cuando bebes jugos de verduras o verduras crudas. Contamos con un sistema inteligente para deshacernos de las toxinas. Si no, estaríamos en problemas.

Básicamente, nuestro cuerpo trabaja constantemente para evitar o eliminar toxinas, desde la piel actuando como una barrera hasta los pelos del sistema respiratorio conteniendo partículas en el moco. La parte inferior de nuestro intestino, por ejemplo, contiene células linfáticas llamadas placas de Peyer, que se amontonan en la pared de la membrana mucosa. Identifican y protegen el cuerpo de partículas nocivas, que no son absorbidas por el torrente sanguíneo junto con los nutrientes beneficiosos de los alimentos.

Es decir, aunque tenemos la sensación de que nuestros intestinos están sucios y necesitan una limpieza, en realidad están haciendo su trabajo.
Y si bebes en exceso y de forma constante, puede dañar el hígado. Pero el órgano puede desintoxicar el cuerpo de cantidades moderadas de alcohol.

Entonces, ¿funcionan las dietas especiales de desintoxicación? Van desde las que cortan alcohol, cafeína y azúcar refinado a restricciones más estrictas, en las que la persona sólo puede consumir líquidos durante varios días, hasta reintroducir gradualmente pequeñas cantidades de comida.

En 2012, Edzard Ernst, profesor emérito de Medicina alternativa de la Universidad de Exeter, en el Reino Unido, intentó llevar a cabo una revisión sistemática de la literatura sobre detox, pero renunció porque no encontró suficientes estudios.

En 2014, dos investigadores de Sydney, Australia, publicaron una revisión de estudios sobre dietas detox, pero también se enfrentaron a dificultades.

Por ejemplo, un estudio de 2000 con 25 personas que pasaron por una dieta de desintoxicación por una semana concluyó que se sentían más saludables y se produjo una mejora de la función hepática. Pero como la muestra era pequeña, no tenía relevancia estadística.

Los investigadores también encontraron otros estudios que analizaron la eliminación de toxinas específicas del cuerpo, pero la mayoría de ellos presentaban fallos, como la ausencia de grupos de control.

Esto llevó a los autores a la conclusión de que no hay buenas pruebas a favor de las dietas de desintoxicación.

Sabemos que las personas que hacen dietas radicales o suelen perder peso a corto plazo, pero es difícil encontrar pruebas de que el peso siga siendo reducido a largo plazo.
Por lo tanto, cuando se trata del detox de alcohol, es más saludable evitar beber durante varios días durante la semana a lo largo del año que durante algunas semanas en una sola desintoxicación. Pasar tiempo concentrado en comer más frutas, hortalizas y verduras también es, naturalmente, beneficioso para su salud. Optar por una solución “mágica” no funcionará tan bien como comprometerse a seguir una dieta mediterránea y practicar ejercicios durante el resto de su vida.

Viejos hábitos

Pero la idea de desintoxicación sigue ganando muchos fans. Si te sientes mejor castigándote a ti mismo para compensar tu exceso de bebida o de comida, tal vez quieras librarte de tus pecados más que de tus toxinas.

Psicológicamente, una desintoxicación puede abrir las puertas a” un nuevo comienzo ” – una ruptura entre sus viejos hábitos y los que le gustaría adquirir. Sin embargo, tienes que tener un plan para seguir adelante o tus viejos hábitos volverán.

Tal vez deberíamos pensar en una desintoxicación como una metáfora para descartar sus viejos hábitos, en lugar de algo que limpie las impurezas de su intestino y de sus órganos. Su cuerpo está constantemente desintoxicándose sin tés, jugos o dietas especiales.
Pero usted puede ayudarle a hacer su trabajo con una dieta sana, bebiendo agua, practicando ejercicios regulares y durmiendo la cantidad de horas que necesita.

Facebook Commentarios