Un artículo publicado recientemente en la revista científica Stem Cell Research & Therapy describe el tratamiento exitoso de un joven de unos 25 años con células madre, después de haber sufrido quemaduras de tercer grado en el 70% del cuerpo durante un incendio doméstico.

células madres

Los autores atribuyen el éxito de este tratamiento a las propiedades de las células madre mesenquimales, que creen que tienen potencial para mitigar infecciones bacterianas y acelerar la regeneración de la piel.

Para el control inicial del cuadro clínico, el joven fue sometido a más de 15 cirugías, incluyendo la aplicación de injertos de piel. Sin embargo, un año y medio después, más de un tercio de las heridas permanecían abiertas y gravemente infectadas.

En ese momento, el paciente fue transferido a un centro especializado en quemaduras, donde se volvió a aplicar injertos de piel, pero sin éxito.

Se concluyó que los tratamientos convencionales no conseguirían un resultado favorable, por lo que se propuso a la Comisión de ética del centro médico un tratamiento experimental con células madre mesenquimales obtenidas de cordón umbilical.

Este tratamiento fue aprobado y, en una primera fase, las células madre se aplicaron a las heridas, que posteriormente fueron cubiertas con injertos de piel, para proteger temporalmente la zona tratada.

Tres semanas después, casi la mitad de las heridas estaban cerradas y las zonas infectadas también disminuyeron significativamente.

En una segunda fase, se administraron células madre mediante inyecciones subcutáneas, lo que redujo las heridas abiertas a sólo un séptimo.

Junto con otras estrategias para promover el cierre de las heridas, dos meses después del segundo tratamiento con células estaminas, se observó que más del 97% de las heridas ya estaban cerradas y se realizó un último injerto de piel para cerrar finalmente las restantes.

Seguro te interesa  Adictos al sexo ahora son diagnosticados como enfermos mentales

Casi dos años después del incidente y cuatro meses y medio después del primer tratamiento con células madre, el paciente fue dado de alta, con todas las heridas completamente cerradas. Seis años después, el paciente estaba en buena salud y se observó que las zonas tratadas con células madre habían cicatrizado bien.

Según Bruna Moreira, Investigadora del Departamento de I + D de la Crioestaminal, “el uso de células madre para tratar quemaduras graves sigue siendo un reto y un ámbito de intensa investigación científica.

Este tratamiento experimental se realizó en Canadá y demuestra lo importante que puede ser el uso de células del cordón umbilical en casos más complicados, lo que conduce a un resultado positivo para el paciente”.

Actualmente, se están estudiando células madre mesenquimales del cordón umbilical para su posible uso terapéutico en quemaduras graves. Además de ser obtenidas de forma simple y no invasiva, estas células se mantienen fácilmente en cultivo en laboratorio y, una vez administradas, tienen la capacidad de migrar al lugar de la lesión, proporcionando apoyo a las células madre existentes en el organismo.

Además, son capaces de regular el sistema inmunitario, controlar infecciones microbianas y mejorar el proceso de cicatrización. Los ensayos clínicos realizados hasta la fecha demuestran la seguridad del uso de estas células sin efectos adversos a largo plazo.

Facebook Commentarios