El gerente de proyecto más exitoso, es la imagen típica de lograr el Sueño Americano. La leyenda de cómo este emigrante de familia pobre que con sus esfuerzos y su mente se convirtió en un multimillonario y ahora nadie puede vivir sin su aplicación. vale la pena mencionar a la persona que inventó el WhatsApp.

la historia de hoy habla del mito Jan Koum, fundador de WhatsApp, que vendió su idea a Facebook por 19 mil millones de dólares.

Aprendió a programar solo-usando algunos libros usados – y superó enormes dificultades personales antes de crear WhatsApp. Su historia, que comenzó en las afueras de Kiev, Ucrania, es un verdadero cuento de éxito.

Durante su infancia en Ucrania, su casa no tenía agua caliente ni mucha conexión con el mundo exterior. Aunque la casa tenía teléfono, su madre temía utilizarlo debido al origen judío de su familia – en aquel entonces la policía secreta ucraniana tenía una larga historia de acciones antisemitas en torno a la población judía.

Jan Koum y su madre comía en albergues para pobres

En 1992, Jan emigró junto con su madre y su abuela a Mountain View, California, que entonces era una región de bajo coste. A los 16 años, se quedó junto a su familia en un apartamento de dos habitaciones subvencionado por el Gobierno.

Para conseguir dinero para sobrevivir, su madre trabajaba como niñera y Jan barría pisos de un supermercado. Después de esto se juntaba con su madre y se alimentaban en albergues para pobres. La vida ya era muy difícil en el nuevo país, pero las cosas se complicarían aún más a partir de ahí.

Seguro te interesa  ¡Aquí! La Receta Secreta de la Coca-Cola

El padre de Jan, que planeaba unirse a la familia en California, se enfermó antes de poder hacer el viaje y terminó falleciendo en 1997. La madre de Jan fue diagnosticada con cáncer, lo que llevó a su muerte en el año 2000. La familia se vio obligada a sobrevivir sólo con una vajilla. Algunas personas podrían aceptar que la vida de Jan Koum empezara a salir adelante pero experimentar una nueva cultura era bastante difícil, y perder a sus padres en un período de cinco años es un tipo de dolor casi inimaginable.

Compraba libros usados para aprender programación

A pesar de todo, Jan Koum decidió afrontar las cosas de frente: durante el período de high school, empezó a comprar libros usados (que devolvía cuando terminaba de leer para recuperar el dinero) y aprendió ingeniería de sistemas por sí mismo.

Usando su habilidad como autodidacta, consiguió un trabajo en Ernst & Young mientras aún estaba en la Universidad. Uno de sus primeros clientes en la empresa fue, en aquel entonces, la ¡naciente Yahoo! que, al entender el talento de Jan, le ofreció un trabajo. De repente, el futuro empresario ya actuaba junto a grandes nombres, como Brian Acton (uno de los primeros empleados de Yahoo!).

Pronto Brian quedó impresionado con Jan: mientras que los otros empleados de Ernst & Young tenían un lenguaje demasiado florido y les gustaba decir siempre lo que los superiores querían oír, pero Jan Koum era una figura muy brusca (y parecía esperar siempre la misma severidad de vuelta), sin mucha paciencia para tonterías.

Pidió trabajo en Facebook pero fue rechazado

¡Durante nueve años, Jan actuó en Yahoo!, experimentando los períodos de gran crecimiento, así como la lenta caída de la gigante digital. Finalmente, en 2007, se tomó un año sabático y viajó por América Central y del Sur (durante ese período, pidió trabajo en  Twitter y Facebook, pero fue rechazado).

Seguro te interesa  El Cigarro su Verdadera Historia

Como nació la idea del WhatsApp

Jan recordó que una vez mientras estaba en el gimnasio haciendo ejercicios lo llamó su jefe de Yahoo! y le dijo donde diablos estaba y porque no estaba realizando el trabajo urgente que solicitó. Esto le dio una gran idea, crear una aplicación de comunicación que muestre los estados de las personas cuando te comunicas, de tal manera que no interrumpas a la gente que en ese instante están realizando alguna actividad

El emprendedor usó unos 400.000 dólares que ahorró cuando trabajaba en Yahoo e inició un nuevo proyecto-una aplicación de mensajes que denominó WhatsApp, un nombre parecido a una expresión popular para saludar. Después de construir una base de 250.000 usuarios activos, trajo a su antiguo compañero de Yahoo! Brian Acton como cofundador.

Juntos, los dos fundadores comenzaron el viaje de crecimiento de una de las historias más fascinantes de creación de startup de todos los tiempos. Entre 2009 y 2015, WhatsApp fue de 0 a 900 millones de usuarios y se convirtió en la mayor aplicación de mensajes del mundo, y fue adquirido por Facebook en 2014.

Vendió a Facebook la aplicación WhatsApp a 19 mil millones de dólares y firmó la venta en el albergue donde comía con su madre

El momento de firmar los papeles que lo hicieron uno de los hombres más ricos del mundo esto no ocurrió en un gran hotel o en la sede de Facebook, sin luces cegadoras o cámaras – el empresario regresó a la discreta construcción del albergue donde, en el pasado, pasaba horas con su madre esperando el vale-comida.

En ese lugar, lejos de los focos, Jan Koum firmó los papeles a Mark Zuckerberg y fue el momento en que completó un ciclo mucho mayor que aprender computación en libros usados o incluso construir un negocio exitoso: se trataba de voltear la página de su vida y ofrecer propósito y significado incluso en las horas más difíciles.

Seguro te interesa  5 consejos para pedir una hipoteca

Jan Koum, Realizó una importante donación al albergue donde aun se siguen alimentando personas pobres.

Hoy la aplicación que es una de las mayores plataformas de comunicación en el mundo sigue en auge y lleva dentro de si misma una gran historia de éxito y superación personal.

Facebook Commentarios