Hablar sobre el Big Bangón no es ninguna novedad. La mayor parte de la comunidad científica de acuerdo en que el Universo tuvo inicio en un caliente y denso punto infinitesimal, conocido como singularidad. Casualmente, un agujero negro también tiene como base esta definición, abriendo posibilidades para que algunos de físicos crean que ellos pueden ser el origen de nuevos universos.

Mistía de los ríos de la creañón

La teoría más aceptada sobre los agujeros negros, dice que ellos son formados a partir de la muerte de una estrella, que después de un colapso gravitacional acaba con su masa concentrada en un punto infinitesimal, donde ni siquiera la luz puede escapar. No se sabe exactamente lo que hay dentro del agujero, pero en los límites que configuran la existencia son conocidos como horizonte de eventos.

Este límite define donde no sería más posible deshacerse de las señas de presión generadas por el agujero. Como él también absorbe la luz, se forma una región opaca, que no permite a ver el del centro, en el caso de la singularidad. Es importante resaltar que, cuando una materia cae en un agujero, ella es atraída rápidamente, pero a medida que se acerca al centro de su velocidad disminuye cada vez más.

En cuanto al Big Bang, durante el primer millonésimo de segundo después de la explosión, el Universo se expandió increíblemente rápido, pero con el tiempo esa velocidad fue disminuyendo. No exactamente de la misma manera, pero este proceso se asemeja bastante con el horizonte de sucesos de un agujero negro.

Variación de dimensiones

Un agujero negro, en nuestro Universo, posee tres de dimensiones, pero el horizonte de eventos de él tiene sólo dos. O sea, si nuestro Universo realmente es un horizonte de eventos, habría de ser generado por un agujero negro existente en otro Universo, con cuatro dimensiones.

Como muestra tenemos la capacidad de calcular lo que sucede en la singularidad, pues las leyes de la física, como las conocemos, se limitan al inicio del horizonte de eventos. Cuando la materia es absorbida por un agujero negro, el horizonte de eventos codifica esta información.

Podemos imaginar que él existe, en línea con el horizonte de eventos, con su área poseyendo el tamaño necesarioárío para contener toda la matéría que cayó en él desde su formañón, y esto podría ser el nuestro prótienen su propio Universo.

A pesar de que la idea parece haber sido considerable en el guión de una película de clase científica, fueron los investigadores de la Universidad de Waterloo que levantaron esa posibilidad en 2014. De acuerdo con The Perimeter Institute, uno de los grandes problemas con la teoría más aceptada es que “la hipótesis del big bang muestra nuestro universo relativamente comprensible, uniforme y previsible surgiendo de la locura de mortandad de la física de una singularidad. Parece improvizar”.

 

Facebook Commentarios