Jajaja, no me hagan reír. Si la bella congresista “Lucianita” León (si no tuviera correa) hubiese querellado a periodistas y opinologos por acoso sexual, le han dicho de todo con mala intención de comentarios, cuantos periodistas hace rato estarían en cana y a otros los tendrían lejos del Congreso?

Marisa Glave
Pero que la congresista Glave, usando su poder político solicite al presidente del Congreso que impida el ingreso del periodista Cesar Rojas Vidarte, por decirle “mi bella musa”? y lo peor de todo en cumplimiento de un mamarracho judicial del Primer Juzgado de Familia de Lima? Que impida la chamba del periodista de Manifiesto por estar prohibido de permanecer a menos de 200 metros de la Glave, e incluye su centro de trabajo, mejor dicho el Congreso de la República, esto es un verdadero abuso.

Abuso, que Incluye “mordaza” para que en el futuro no opine contra la legisladora a través de cualquier medio? Y con decision firme el topo y camaleón de Salaverry hace cumplir al toque e impide su ingreso, en donde estamos?

Veamos, la alcahueteria viene desde el 7 de enero, el Ministerio de la Mujer Poblaciones Vulnerables (MIMP), por medio del Programa Nacional contra la violencia familiar y sexual, denunció penalmente am redactor de Manifiesto, César Rojas por “supuesto acoso” contra la congresista Marisa Glave, a la cual luego se sumó la propia legisladora.

Pero, estas acusación se basan en publicaciones hechas por un “troll” que pulula en redes sociales. “El día 5 de enero mediante las redes sociales, se alertó de la existencia de los presuntos hechos de acoso sexual que vendría realizando la persona de César Rojas en agravio de la ciudadana Marisa Glave”, señala el documento firmado por la funcionaria Nancy Tolentino

Seguro te interesa  Si SUNAFIL no vela por los derechos de los trabajadores, menos afrontará la discriminación

Toda la porquería por una foto de la Glave en ropa de baño veraneando en una playa? Los “hueveras” del Ministerio de la Mujer se basaron en un “troll” que acusaba al hombre de prensa de Manifiesto que mostraba fotos con comentarios personales referidos a la características físicas de Glave, según ellos creando un entorno de discriminación basado en el sexo?

Un periodista comete delito de opinión, cuando publica alrededor de 80 veces a la semana en su Facebook diferentes temas, desde serios hasta bromas deportivas y sobre políticos -como cualquier persona hace-, y tiene como personajes recurrentes a Alan García, a Cristiano Ronaldo y a la legisladora, entre otros?

Que el MIMP cae en otras inexactitudes en las cuales la referida cuenta anónima y a la política, son supuestas reuniones periódicas que duran horas con el jefe de Prensa del Congreso, Christian Peralta. Aun así si fuera ciertas, dónde está el delito? En realidad, son registros de correos electrónicos donde a Rojas se le acredita para cubrir noticias en el Palacio Legislativo. Como es lógico, Peralta aparece como autorizando el ingreso, lo cual se hace con numerosos reporteros. Incluso nuestro redactor de pysnnoticias.com acude al Parlamento muy esporádicamente.

Otro error en el cual se ha hecho caer a la congresista, es que su supuesto acosador el periodista se dedica exclusivamente a ella,
Rojas ha publicado primicias como “La feijoada de Odebrecht”, el juicio laboral que Pedro Pablo Kuczynski perdió con un exempleado suyo, los audios de sobornos a futbolistas que involucraron a César Acuña, el almuerzo de Pablo Sánchez con “periodistas líderes de opinión”, y recientemente que IDL criticaba la difusión del acuerdo con Odebrecht cuando la ONG lo había publicado -claro que dosificadamente- el 8 de diciembre, etc.

Seguro te interesa  Por primera vez Perú será única sede del Rally Dakar 2019

La foto en Glave en la playa no tenía ningún texto lascivo, como el “troll” ha inducido a creer a los demandantes. Según averiguó la congresista, una persona ingresó en la playa privada donde ella descansaba, y le tomó las imágenes. Se pronunciaran la FPP o el CPL, sabemos que en la Ley peruana no hay delito de opinión y la legislación respalda al colega Cesar Rojas, la legislación establece que los personajes públicos tienen que estar abiertos a aceptar comentarios críticos, no difamatorios, por más duros y molestos que le resulten.

“Eso es parte de ser figura pública. Marisa Grave no ha confundido las cosas, ni ha interpretado lo que es una opinión como si fuera una difamación agravada. En realidad la foto en ropa de baño fue convertida en acoso sexual, lo que no es”. A mi, particularmente no me gusta….

Facebook Commentarios
Jaime Uribe Rocha Periodista y columnista en medios escritos, experto en marketing político