Usando datos del Telescopio Espacial Hubble de la NASA, un equipo de astrónomos confirmó una nueva clase de planetas con densidad de algodón de azúcar.

NASA

Hay tres exoplanetas jóvenes en el sistema Kepler 51 que son 100 veces más ligeras que el planeta más grande del Sistema Solar. Nuevos datos del Telescopio Espacial Hubble de la NASA acaban de proporcionar las primeras pistas sobre la química de dos de estos planetas superinchados, descubiertos en 2012.

Los exoplanetas orbitan alrededor de una estrella joven similar al Sol, localizada a unos 2.600 años luz de distancia de nuestro Sistema Solar. Sus atmósferas de hidrógeno y helio son tan hinchadas que los exoplanetas son casi del tamaño de Júpiter.

De acuerdo con el comunicado de la Agencia espacial Europea, estos exoplanetas tienen una densidad inferior a 0,1 gramos por centímetro cúbico, razón por la cual estos cuerpos espaciales se comparan con algodón de azúcar.

Con la ayuda de los datos recogidos por el Hubble, el equipo de astrónomos buscó la presencia de algunos elementos, especialmente agua, en la atmósfera de los planetas Kepler-51 b y Kepler 51 D.el telescopio de la NASA observó estos planetas mientras pasaban por delante de su estrella, con el objetivo de observar el color infrarrojo de su puesta del sol.

Nasa

Según Sputnik News, los astrónomos dedujeron la cantidad de luz absorbida por la atmósfera bajo luz infrarroja, lo que permitió encontrar indicadores de los componentes químicos de los planetas. De esta forma, el equipo descubrió que los espectros de ambos planetas no tenían ninguna firma química reveladora, posiblemente debido a las altas nubes de partículas en sus atmósferas.

Seguro te interesa  Crisis cosmológica. El Universo se está expandiendo mucho más rápido de lo que pensábamos.

Sin embargo, a diferencia de las nubes de agua de la Tierra, las nubes de estos planetas pueden estar compuestas por cristales de sal o nieblas fotoquímicas, como las que podemos encontrar en Titán, la luna más grande de Saturno.

El equipo llegó a la conclusión de que las bajas densidades de estos planetas serían en parte consecuencia de la juventud del sistema, porque se supone que los planetas se han formado fuera de la “línea de congelación” de la estrella, la región de posibles órbitas donde los materiales helados pueden sobrevivir y luego se mueven hacia su interior.

En comparación con el Sol, que tiene unos 4.600 millones de años, este sistema tiene sólo 500 millones de años. “Este sistema ofrece un laboratorio único para probar las teorías de la evolución inicial de los planetas”, dijo Zach Berta-Thomson, de la Universidad de Colorado, en Estados Unidos.

Según los científicos, dado que los planetas están mucho más cerca de la estrella, es probable que sus atmósferas de baja densidad se evaporen en el espacio durante los próximos miles de millones de años.

No todo está perdido en esta lucha para determinar la composición atmosférica de estos dos planetas: el próximo Telescopio Espacial James Webb,también de la NASA, debería ser capaz de “espiar” a través de las nubes, gracias a su sensibilidad y longitudes de onda infrarroja más largas.

Observaciones futuras con este telescopio pueden proporcionar aún más pistas sobre de qué están hechos estos planetas de algodón de azúcar.

Facebook Commentarios