En tiempos de tablets, teléfonos móviles y otros productos electrónicos de consumo como principales actividades de ocio y pasatiempo, una diversión tradicional roba la atención y atrae las miradas iluminadas de niños y adultos. Circos con payasos, malabaristas y trapezistas instaladas en la capital está experimentado sesiones llenas, algunas con entradas agotadas, de personas que buscan algún entretenimiento para las vacaciones.

Personas de todas las edades, familias enteras se reúnen todos los años para presenciar los espectáculos circences y nos comentan sus expectativas en algunos de ellos:

La pareja José Aguirre, de 40 años, y Ana Lucía Campos, de 36, llevaron a sus dos hijos y los tres sobrinos durante la última semana. Llegaron temprano, y garantizaron las entradas para el espectáculo que sólo empezaba una hora y media después. “La gente llegó temprano con el miedo de no conseguir entrada, pero también quería que los niños vivieran más de cerca y con el tiempo todo este clima de cola, comprar el popcorn, buscar asiento. Queremos crear una memoria bonita y real en la vida de ellos”, dice Ana Lucía.

La jubilada Lily Pérez Silva, de 70, llegó poco antes del horario marcado para el inicio del espectáculo. “Siempre me ha gustado el circo, es un placer tan agradable y entretenido. Pero es una pena ver tan pocos circos buenos en nuestra ciudad”, lamenta. Ella destaca que su expectativa es siempre el payaso. “No es sólo una cosa de niños. Me encanta ver cómo consiguen hacer reír sin trascender el límite, sin usar la sexualidad, sin utilizar malas palabras”, resalta.

En los circos de Lima, usted podrá encontrar distintas propuestas de espectáculo que van desde malabaristas, trapecistas, payasos, animales, bailes, coreografías hasta personajes del espectáculo nacional. Usted decide.

 

Facebook Commentarios