Hay una teoría que predice que en miles de millones de años el Sol destruirá nuestro planeta. Sin embargo, un científico de la Universidad de Harvard afirma que la humanidad misma morirá mucho antes de ese evento.

humanidad

El Sol quema 600 millones de toneladas de hidrógeno y las convierte en helio en su núcleo cada segundo. Cuando el núcleo está saturado, la estrella se encoge, haciendo que las reacciones de fusión nuclear dentro de ella aceleren. Por eso el Sol descarga más energía y brilla cada vez más.

Cada mil millones de años, el Sol se vuelve un 10% más brillante, lo que significa que en 3.500 millones de años nuestra estrella será capaz de hervir los océanos de la Tierra, derretir las capas de hielo y matar toda la vida existente.

Los primeros en ser tragados por el Sol son Mercurio y Venus. Sólo entonces, justo antes de alcanzar su máximo tamaño y luminosidad, se tragará la Tierra.

Avi Loeb, presidente del Departamento de Astronomía de la Universidad de Harvard en los Estados Unidos, propone varias soluciones para evitar la inminente desaparición de la Humanidad.

Su plan es desplazar a la humanidad a otras partes del Universo que estén más lejos del resplandor del Sol. Sin embargo, el científico considera que los humanos deben ser independientes de los planetas y satélites existentes. Por lo tanto, propone la fabricación de “una estructura gigantesca capaz de alejarnos a una distancia orbital en cualquier momento”.

Según el experto, la humanidad debe “considerar la posibilidad de realizar viajes espaciales fuera del Sistema Solar”. Una vez garantizada una forma de viajar a otros planetas y lunas, el siguiente paso sería hacer copias genéticamente idénticas de humanos y de “flora y fauna” para plantar en otros planetas vivos.

Seguro te interesa  La razón detrás de la extrañeza del mundo cuántico

“La solución a largo plazo a nuestras amenazas existenciales no es mantener todos los huevos en una sola cesta”, resumió, citado por Sputnik News.

Aun así, Loeb no está seguro de que la Humanidad vaya a desaparecer por culpa de un Sol que se expande. “Me inclino a creer que nuestra civilización desaparecerá como resultado de heridas autoinfligidas, mucho antes de que el Sol represente una amenaza previsible”, escribió en un artículo publicado en Scientific American.

“¿Por qué creo en esta hipótesis? Porque el silencio muerto que oímos tan lejos de los numerosos exoplanetas habitables puede indicar que las civilizaciones avanzadas tienen vidas mucho más cortas que sus estrellas anfitrionas”, afirmó el científico de Harvard.

Facebook Commentarios