La maldita corrupción en nuestro país ha alcanzado niveles estructurales, institucionales que cortocircuitan el sistema democrático y nos ponen en situación de alerta ante una emergencia social sin precedentes.

corrupción

El actual Gobierno vizcarrista no está en condiciones de acabar con la corrupción. Es más, es parte de la corrupción, parece más estar construyéndo con los fiscaletes Lava Jato de blindar a Odebrecht y el Club de la Construcción, con toda posibilidad de acabar con esta patología antidemocrática.

El poder no está interesado en acabar con ella porque sería tanto como acabar con ellos mismos.

“El Perú es un organismo “recontra enfermo”: donde se aplica el dedo brota la mierda”…. Se quedó corto Gonzales Prada.

Facebook Commentarios
Seguro te interesa  Los encubridores de Lava Jato se pasearon por el país de la "samba" y llegaron con las manos vacías
Jaime Uribe Rocha Periodista y columnista en medios escritos, experto en marketing político